Mensaj. A Dios lo que es de Dios 2017

Los mensajes publicados a continuación, son una selección de mensajes y/o fragmentos de los que figuran en el blog www.adiosloqueesdedios.blogspot.com , y que a partir del 30 de Junio de 2015, pasa a llamarse www.hacedloqueosdiga.blogspot.com .


Aquí se encuentran los mensajes del año 2017 -siendo el primero que aparece el más reciente-. Para ver los mensajes de años anteriores, ir a: www.mensajesprofeticosdelcielo.blogspot.com . 
__________________________________


7 Diciembre de 2017
SI A UN CAÑO DE AGUA LE PUSIERAIS UN TAPÓN, AL AGUA LE COSTARÍA SALIR, PUES AQUÍ ES AL REVÉS.


Hijos de Dios, viene Mi día y deseo que Me honréis según es la voluntad de Mi divino Hijo. Yo, María Santísima, os hablo.

Limpiad bien vuestras almas de pecados que tenéis aparcados desde hace tiempo y que ni siquiera los recordáis. Retroceded el tiempo y volved a la edad de cuando teníais uso de razón y adentraros en vuestras almas para limpiar podredumbre, que de no ser así moriréis con ella.

Os confesáis lo que os conviene pero aquello que os da vergüenza lo ocultáis y seguís tan tranquilos. Hijos, que os jugáis mucho y debéis de tener el alma libre de pecados mortales y abominables que muchos cometisteis desde la infancia. Esto va también para los sacerdotes que tienen adosados a sus almas pecados de juventud que aún no han confesado. Yo, María Santísima, os hablo.

Pedid luz al Santo Espíritu y a vuestro Santo Ángel de la Guarda, no os acostéis con el alma en pecado y aunque vuestra memoria os falle, invocad al Cielo para que os recuerde vuestros pecados, los que aún no están confesados. Porque hijos, no se trata de volver a confesar una y otra vez el mismo pecado, sino de confesar aquellos que aún no están confesados y sois vosotros los que tenéis que averiguarlo, haciendo un exhaustivo examen de conciencia, pidiendo luz al Espíritu Santo.

La vida es muy corta y no sabéis cuando os llamará Dios a Su presencia. Estad preparados hijos, estad preparados, porque el Señor es misericordioso y lo que desea es que os salvéis, no desea mortificaros con malos recuerdos, desea que erradiquéis de vuestras almas aquella podredumbre que os impide avanzar más en la virtud porque son obstáculos para la gracia divina. Yo, María Santísima, os hablo.

Vosotros mismos decís que muchos católicos comulgan todos los días pero no se les nota nada la comunión diaria, y es que la gracia de Dios con esos tropezones malignos que tenéis en el alma no surte el mismo efecto que si la tuvierais limpia. Es como si a un caño de agua le pusierais un tapón, al agua le costaría salir, pues aquí es al revés, a la gracia de Dios le cuesta entrar en un alma que tiene obstáculos y pecados contra la Ley de Dios y la Religión. Yo, María Santísima, os hablo.

No deseo escrúpulos* de conciencia para vosotros, deseo que limpiéis el alma y, sabéis muy bien cómo hacerlo, porque lo mismo que limpiáis vuestros despachos y hogares, limpiad el alma y eliminad de la misma lo que es veneno para la santidad. Yo, María Santísima, os hablo y os instruyo. Paz a todo aquel que leyendo este mensaje lo cree y lo pone en práctica.

* Escrúpulo: duda e inseguridad / Aprensión.












30 Noviembre de 2017
MI PADRE DESEA QUE NO OS FALTE NINGÚN MEDIO PARA SANTIFICAROS.


Hijos del Dios Santísimo, Me dirijo a vosotros y deseo que recibáis estos mensajes con fe y amor, porque a quienes los pongan en práctica Yo le otorgo muchas gracias para ellos y su familia. Yo, Jesús, os hablo.

Mi Padre desea que os dé muchas gracias, que no os falte ningún medio para santificaros, por eso hijos, todos los que tenéis pruebas, enfermedades, trabajo, y demás, son medios que debéis emplear en santificaros y en ser un ejemplo vivo a quienes viven con vosotros y a los de vuestro entorno, que os vean como verdaderos cristianos y no pasando de todo y conformándoos con todo lo que no tiene que ver Conmigo.

Vuestro Padre Celestial no aparta Su mirada de vosotros pero a veces, y no pocas, ve cosas tan terribles que tiene que apaciguar Su ira para no enviar a la Tierra grandes castigos, porque os merecéis inmensos castigos de lo mal que guiáis vuestras almas y de los malos ejemplos que dais incluso a vuestros familiares.

Os enfadáis por cualquier cosa y hacéis un mundo de ello. Tenéis que ser más tolerantes unos con otros, al demonio no le gusta que las familias se lleven bien y se ayuden mutuamente y por eso os mete la cizaña y muchos de vosotros caéis en sus trampas, y Yo os digo hijos, teniendo una Madre como la vuestra, Celestial, tan Santa y tan única ¿cómo podéis ser tan rebeldes tan malos y amaros tanto a vosotros mismos? ¿No os dais cuenta que Satanás lo que más desea es perderos eternamente y empieza por dividir a las familias, a las amistades, a los grupos de oración y a todo lo que pueda ser santo entre vosotros? Yo, Jesús, os hablo.

Termina ya el año y mucho lo tenéis en déficit, no habéis llegado al nivel que deberíais haber llegado. Empieza uno nuevo y seguiréis igual, criticando, murmurando, señalando las faltas ajenas. Pero hijos, no seáis así que Yo vine a la Tierra a salvaros y a enseñaros la verdadera doctrina que os llevará al Cielo y no al Infierno. Por tanto, haced propósito de enmienda. Confesaos hijos, confesaos. No dejéis por mucho tiempo la confesión, que es un Sacramento que os da fuerzas y os santifica mucho, aunque vosotros no siempre lo notéis. Yo, Jesús, os hablo y os instruyo. Paz a todo aquel que crea y ponga en práctica estos mensajes.











17 Noviembre de 2017
NADA DESEAN MÁS QUE DIVIDIR, DIVIDIR, DIVIDIR

Hijos queridos de los Sagrados Corazones, soy Miguel Arcángel quien os habla, y os pido que toméis muy en serio lo que os voy a decir.

Este planeta está lleno de malignos espíritus por todas las partes, y los tenéis muy cerca de vosotros aunque no los veáis. A muchos os influyen sus nefastas tentaciones y os hacen pelear con vuestros cónyuges, hijos o padres y les seguís el juego que es lo que ellos quieren, porque nada desean más que dividir, dividir y dividir.

Yo soy el Arcángel encargado de luchar contra ellos y por eso debéis de invocarme a menudo, incluso si podéis tened una imagen mía en vuestros hogares. Ellos me temen porque ya les gané -con el poder de Dios- la batalla que hubo en el Cielo cuando se rebelaron contra Dios Creador. Ahora ellos saben que Dios no me ha quitado el poder de vencerlos, pero es necesario que me invoquéis y creáis firmemente que puedo libraros del mal que ellos hacen, porque ellos todo lo que hacen es romper, dividir, tentar y hacer que los jóvenes caigan en vicios y en obscenidades que tanto disgustan a Dios.

La oración a San Miguel Arcángel deberíais decirla cada día, porque es poderosa y está llena de gracias para aquellos que me invocan y piden a través de esa oración mi ayuda. Nada deseo más que ayudaros en las batallas contra el mal y el Maligno. La Santísima Virgen se alegra mucho cuando por mi medio vencéis al diablo y a todas sus asechanzas.

El diablo no puede desear ningún bien para nadie, ni siquiera para él mismo, porque está confirmado en el mal por toda la eternidad. Ya no hay vuelta de hoja, su maldad es para toda la eternidad y aunque le ofrecieran un bien ya no puede cambiar porque está confirmado en el mal y así vivirá eternamente. Él no goza en el mal, pero esa es la vida que escogió, cuando pudo escoger como otros Ángeles ser fieles y dóciles a Dios. No quisieron someterse a las normas divinas y sus consecuencias fueron nefastas para toda la eternidad. Pero vosotros, hijos de los Sagrados Corazones de Jesús y de María, sí podéis escoger el camino santo y directo que os llevará a la eternidad dichosa, y debéis empezar ya, haciendo lo primero una buena confesión, soltando todo el lastre que tenéis acumulado desde hace años y que no queréis reconocerlo ni recordarlo.

Hijos de Dios, haced un buen examen de conciencia y confesad cuanto antes, porque Dios tiene Su tiempo y vosotros no sabéis hasta cuando os tendrá vivos en este planeta. Yo, Miguel Arcángel, Príncipe de las Milicias Celestiales os hablo y os advierto.












15 Noviembre de 2017
OS DIGO POR ENÉSIMA VEZ, QUE COMO NO OS ENMENDÉIS OS PUEDE SORPRENDER LA MUERTE EN PECADO Y CONDENAROS.

Hijos de Dios, toda criatura aspira a estar son sus padres en esta vida porque saben que su amor para ellos es único, y aunque no sean buenos hijos, saben que sus padres los quieren y los cuidan y disculpan incluso sus desatinos. Yo, Jesús, os hablo.

Pues bien hijos, debéis también aspirar a vivir en la Patria Celestial con vuestro Padre Celestial que os creó, con vuestro Hermano que os redimió y con el Espíritu Santo que os santifica y os guía hacia caminos eternos. Debéis aspirar a vivir con vuestra Madre Celestial tan dulce y tan santa que os ama hasta donde vuestra mente no puede ni imaginar. Pero no, vosotros vivís en esta vida solo pendientes de daros gustos, de pasarlo bien, de poseer bienes que os diviertan y no os proponéis ninguna clase de disciplina, y así hijos, no llegareis a la Patria Celestial donde el gozo y la felicidad que allí existen son inimaginables para los seres humanos. Yo, Jesús, os hablo.

Educáis a vuestros hijos en el rencor hacia los demás, en el deseo y afán de poseer cosas, los educáis con costumbres paganas y actitudes indisciplinadas, y luego en la edad adulta muchas de esas actitudes les crearan problemas tanto en el trabajo como en la familia que formen. Pero hijos, ¿es que habéis perdido el sentido del bien? Porque sólo pensáis en vosotros y en poseer cosas y practicar toda clase de vicios, mientras que todo un Dios os redimió y no lo tenéis para nada en cuenta.

Ya sé hijos que os falta fe, pero no hacéis ni el mínimo esfuerzo para obtenerla. No la buscáis ni en libros, ni en actos parroquiales, ni en sacerdotes, ni en nada. Y Luego pensáis que como Yo Soy Amor os salvaré así como así, porque para eso morí por vosotros. Yo, Jesús, os hablo.

Os digo hijos, os digo por enésima vez, que como no os enmendéis a muchos os puede sorprender la muerte en estado de pecado y condenaros para toda la eternidad. Del Infierno no se sale nunca jamás, y allí los tormentos son también inimaginables, porque hay toda clase de pecadores a cual más horrible y toda clase de demonios que su mayor placer es atormentarlos. Yo, Jesús, os hablo y os instruyo.










10 Noviembre de 2017
NO HAGÁIS NINGUNA CLASE DE FRAUDE AUNQUE NO OS DESCUBRAN


Amadísimos hijos en el Señor, Soy vuestra Madre querida, la que constantemente intercede por vosotros en el Cielo ante el Trono de la Santísima Trinidad.

Hoy quiero recordaros algo que Mi Hijo ya os dijo en su paso por este mundo: Dad a Dios lo que es de Dios y al Cesar lo que es del Cesar (Lc 20, 25). Pues bien, hijos, muchos de vosotros no cumplís este mandato y debéis hacerlo. Sois personas espirituales y practicáis los sacramentos, pero luego muchos de vosotros evadís impuestos o hacéis trampas en los documentos de las empresas para pagar menos ¿Por qué? ¿Acaso Mi Hijo no os provee de todo lo que necesitáis? También os dijo: Buscad el Reino de Dios y todo lo demás se os dará por añadidura (Mt 6, 33), pero vosotros hacéis trampas en los negocios para pagar menos impuestos y eso le disgusta mucho a Mi Hijo, porque no confiáis en Él que siempre os proveerá de lo necesario para que viváis una vida de honradez y santidad. Yo, María, vuestra Madre, os habla.

Si dais a Dios lo que es de Dios y es la adoración lo que le corresponde, Él también cumplirá con vosotros dándoos lo que le corresponde al Cesar, en este caso a vosotros. No hagáis ninguna clase de fraude por mucho que podáis hacerlo sin que os descubran, porque es Dios quien os va a juzgar y nada de lo que hagáis malo quedará sin juicio y sin castigo.

Debéis ser muy, muy honrados y además no obligar a nadie a hacer fraudes evadiendo impuestos. Hijos, ¡que conciencia tan mezquina tenéis! Y encima os creéis muy listos y además buenos. No robéis bajo ninguna forma, porque muchos de vosotros decís que también os roban a vosotros los gobiernos y tenéis que aguantaros. Ya os he dicho que Dios pedirá cuentas a todo el mundo hasta de lo más insignificante que hayáis hecho, y encima muchos de vosotros enseñáis así a vuestros hijos a hacer trampas en los papeles y en los negocios. No hijos, no, sed honrados como Mi esposo José lo era y como Mi Hijo lo fue en todo momento, que no permitió que la Casa de Su Padre, el Sagrado Templo, se convirtiera en cueva de ladrones (Mt 21,13). Yo, María Santísima, vuestra Madre, os hablo y os instruyo.












5 Noviembre de 2017
DEBÉIS MANTENEOS FIRMES EN MÍ QUE SOY CAMINO, VERDAD Y VIDA.


¡Ven Espíritu Santo! Hijos de Dios, camináis vacilantes por esta vida sin saber adónde iréis a parar, porque sois frágiles a los vientos que os soplan y no sabéis discernir. Yo, Jesús, os hablo.

No tenéis que ser almas tan inseguras, porque debéis de tomar un camino firme y no importaros qué os digan ni qué os deparen las circunstancias. El camino verdadero soy Yo y por tanto a Mí Me tenéis que seguir y debéis de manteneos firmes en Mí que no sólo Soy Camino, sino que Soy Verdad y Vida (Jn 14,6). Pero vosotros almas débiles y vulnerables, vais por donde más sopla el viento sin valorar si ese viento es beneficioso o catastrófico; por eso, hijos, haced más oración, manteneos en silencio en el Sagrario invocando a Mi Santo Espíritu y procurad escuchad la voz que Él o Yo a través de la oración os diremos.

Estáis muchos preocupados porque no estáis seguros si vais por caminos adecuados, no sabéis qué hacer ante tanta confusión como hay en Mi Iglesia, en la sociedad y hasta en muchos Apostolados que parecen que son rectos pero que tienen grandes y graves errores; algunos incluso dirigidos por sacerdotes. Pedidme discernimiento y pedídmelo cada día, porque cada día cambian las circunstancias y vais tras el último cotilleo que oís, y ¡no hijos, no!, debéis estar firmes en Mi doctrina y Santo Evangelio y manteneos en él hasta el fin de vuestra vida. Yo, Jesús, os hablo.

¿Acaso no sabéis que Mis discípulos pasaron por el mismo trance? Se metían con ellos por seguirme, les decían que Yo era un embaucador y un aprovechado, y tantas cosas que ellos no sólo no creían sino que las ignoraban por seguirme. Vosotros debéis ser lo mismo que los Apóstoles; tenéis que estar seguros de la fe que practicáis, la de toda la vida, sin que os la cambien ni os digan que la fe se debe adaptar a los tiempos, porque eso son engaños que os pone Satanás y el mundo. La fe es la misma siempre, y lo que Yo dije vale lo mismo para entonces cuando lo dije que para ahora; no hay cambios, no hay vuelta de hoja, la fe es la de siempre y Mi doctrina será irrevocable ahora y siempre, porque Yo no hablo para un siglo y después hablo para otro siglo; hablo para todos los siglos y épocas en general, y lo que antes era, es ahora también. Yo, Jesús, os hablo.


Estáis tristes, y os lamentáis de que no sabéis por dónde tirar. Venid a Mi Sagrario y Yo os iluminaré. Yo os diré el verdadero camino que tenéis que seguir y os haré fuertes a través de la oración, porque hijos, sin Mí nada podéis (Jn 15, 5). La oración os dará luz, sabiduría y fortaleza, porque es el medio más inequívoco para entender y saber discernir Mis designios y, os haré fuertes como robles para que nada ni nadie os vulnere en las decisiones que Mi Santo Espíritu y Yo os demos a entender en la oración. Os recuerdo que la oración no es solo el rato que estéis en el Sagrario, la oración se prolonga a lo largo del día si vosotros no os disipáis con las cosas del mundo, y a lo largo del día o de los días, podéis entender lo que en el rato de la oración no habéis visto claro. Yo, Jesús, os hablo y os instruyo.









27 Octubre de 2017
NADA HAY QUE ABOMINE MÁS EL ENEMIGO DE LAS ALMAS QUE VAYÁIS A CONFESAR


Hijos de Dios, Me comunico de nuevo con vosotros y deseo que todo lo que se os dice lo pongáis en práctica. Yo, Jesús, os hablo.

Hoy os quiero hablar del valor tan grande que es el Sacramento de la Penitencia. Muchos no la valoráis en lo que en sí vale, pero por una sola confesión bien hecha se han salvado muchas almas eternamente, fijaos bien el poder y el valor que tiene ese sacramento cuando se hace en las debidas disposiciones, que lamentablemente no todos la hacéis como debe ser.

Empezad por los pecados más vergonzosos y más graves, si los dejáis para el final pueden olvidarse y podéis también rehuirlos, por tanto hijos, empezad al ir a confesar, confesando primero todo aquello que más os avergüenza. Es bueno que vayáis con vergüenza al confesionario, señal que sabéis ver el mal que hicisteis y el arrepentimiento que ello os produce. Tan pronto salís del confesionario y después de haber hecho una buena confesión, el sacerdote ya no recuerda ni piensa lo que le habéis dicho. Sed muy muy sinceros, y ante algún pecado que tengáis duda tanto si es mortal o no, confesadlo también, así esa duda no os molestará el resto de los días. Yo, Jesús, os hablo.

Nada hay que abomine más el enemigo de las almas que vayáis a confesar. Él os quita la vergüenza para pecar pero os la pone para confesar los pecados cometidos. El desea que no confeséis nunca y así os tiene bien atrapados, porque un pecado no confesado trae otro y otro y lo vais dejando para confesaros más adelante y a muchos os puede sorprender la muerte en ese estado de pecado que os puede llevar al abismo infernal eternamente.

Yo os di ese sacramento para vuestra paz, para los que tienen escrúpulos de conciencia, porque cuando el confesor os dice vete en paz que Dios te ha perdonado, eso es lo que ocurre, Yo os perdono y Me valgo del confesor para ello. Pero insisto, no dejéis ni un sólo pecado de confesar, y si se os olvida alguno confesadlo más adelante, pero procurad que los pecados mortales no se os olviden y si los tuvierais que llevar apuntados en un papel, llevadlos, porque debéis hacer una buena confesión para que salgáis limpios de inmundicia y se os aumente la gracia santificante que en todo sacramento aumenta, también en éste. Yo, Jesús, os hablo.

Invocad antes de confesaros al Espíritu Santo y pedid también para el confesor la luz del Espíritu Santo, y pedid también ayuda a vuestra Santa Madre María refugio de pecadores, consuelo de afligidos, y también a San José cuya bondad y poder en el Cielo son inmensos. Pero hijos, no hagáis una mala confesión porque encima de que no os valdrá, aumentareis el mal de vuestra alma con un sacrilegio. Yo, Jesús, os hablo y os informo.










20 Octubre de 2017

¡AY HIJOS! ¡QUÉ PACIENCIA LA MÍA!




Mis pequeños hijitos, ¿qué padre si es bueno abandona a sus hijos en la tribulación, en los días de prueba o en la enfermedad? Sabéis -y muchos de vosotros sois padres- que un padre o una madre buenos no se desentienden de los problemas de sus hijos, antes bien, los sobrellevan junto a ellos y los animan a no sucumbir en el pesimismo. Yo, Jesús, os hablo.



Vosotros que sois malos sabéis ayudar a vuestros hijos en todo momento (Lc 11, 13-15), Yo, hijos Míos, que Soy la misma bondad ¿no sabré ayudaros a vosotros en vuestros días de prueba? ¿Me creéis un ogro o un tirano? Deseo más que vuestros buenos padres el bien para vosotros y Yo siendo Todopoderoso os lo puedo dar. Por tanto hijos, creed que puedo y que además quiero. A cambio os pido fe, confianza en Mí, en Mi Santa Madre, en San José, y en todos los santos que invoquéis, porque Nosotros oímos vuestros gemidos y lamentaciones y sabemos muy bien de qué adolecéis. Y vosotros, hijos de Dios, debéis de creer en Nuestra bondad, en Nuestro amor y misericordia y no torturados con vuestra situación, porque Yo nunca os daré lo que sea superior a vuestras fuerzas, y aun así, no os faltará Mi gracia para superarlo. Yo, Jesús, os hablo.



El problema lo creáis vosotros con vuestros criterios terrenales que nada tienen que ver con los del Cielo. Vosotros hijos, queréis hacer las cosas a vuestro estilo y Me queréis atar las manos para que las cosas os salgan como vosotros queréis y no como Yo deseo. Yo deseo más y mejor que vosotros vuestro bien y santidad, pero eso no lo queréis entender, porque pensáis que si os sale bien todo según las cosas terrenales es que os amo mucho, pero si ya esos planes no os cuadran, pensáis que os he olvidado.



¡Ay hijos! ¡Qué paciencia la Mía! No entendéis nada de nada, no sabéis valorar cuando Yo, Jesús, el Redentor, os visito con la cruz, y os la pongo en vuestros hombros como Yo la llevé, para que al igual que Yo y para que os parezcáis más a Mí ante la vista de Mi Padre Eterno, seáis otros “Cristos” en la Tierra. Quien se mantiene en la prueba en fe, en Mi amor, en disponibilidad en Mis planes divinos, ese Me da una gloria que ni él mismo podría sopesar en esta vida. Así que hijos, creed en Mí en todo momento, en tribulación y en bienestar y permaneced en Mi amor (Jn 15, 9-11) para que deis mucho fruto. Yo, Jesús, os hablo y os instruyo.

















14 Octubre de 2017
QUE VUESTRA MIRADA SEA HACIA ARRIBA, HACIA LAS COSAS CELESTIALES


Hijos benditos de Dios, muchos de vosotros lleváis un sufrimiento inmenso por la situación de la Iglesia, de la Patria y de la sociedad en sí, y Yo os digo, que ese sufrimiento que os produce el que haya tanto desorden, discordia y tanto caos, no se pierde a los ojos de Dios y Él lo coge y lo aplica a colectivos y almas que están a punto de perderse eternamente. Yo, Espíritu de Dios, os hablo.

En todos los siglos Dios ha escogido a personas que padeciendo por los desórdenes de la sociedad y de la Patria ha aplicado sus sufrimientos a la misma, y aunque ellas no lo sepan, sus lágrimas y sinsabores sirvieron mucho en los planes divinos porque sufrieron de corazón, sin interés alguno por ellas mismas y con el deseo inmenso de ayudar a las situaciones caóticas que vivieron o que viven. Ello es gracia que Dios os da y sois almas escogidas para ayudar al bienestar y a la paz de la sociedad y de la Patria. No os quejéis con palabras soeces ni juzguéis a nadie, simplemente sufrid en silencio ante la mirada divina y ofreced toda la angustia que estos desórdenes os producen. Yo, Espíritu de Dios, os hablo.

Invocad mucho a la Santísima Virgen, Capitana y Victoriosa en muchas batallas. Sed fervientes devotos de Ella y ofrecedle novenas, Rosarios y sacrificios. Ella es la administradora del Cielo y todo se lo presenta a Dios con Sus inmaculadas manos, y Dios lo aplica a las necesidades más urgentes que existan en esos desórdenes. Hijos, no os desaniméis, el sufrimiento es moneda de gran valor y es tan necesario para las almas como la oración, por tanto, sed generosos y ofrecedlo a Dios, no lo evadáis, no reneguéis de él cuándo os venga, simplemente aceptadlo y ofrecedlo a Dios por el bien de la Humanidad entera. Y si esto os lo digo a vosotros los seglares, mucho más os lo hago saber a los sacerdotes porque vuestro poder ante Dios en el Cielo es inmenso si sabéis ser en esta vida otros “cristos” que acepten la cruz, la persecución y todo aquello por lo que sois atacados. Yo, Espíritu de Dios, os hablo.


El Cielo entero, Ángeles y bienaventurados están con vosotros, con todos aquellos que sufrís por los desórdenes, la apostasía, la idolatría y todo lo que no son cosas de Dios, porque hoy el poder y el dinero han reemplazado a Dios y así os va. Hijos, no pongáis vuestro corazón en cosas caducas y terrenales, que vuestra mirada sea hacia arriba, hacia las cosas celestiales y vuestras obras sean consecuentes con Dios y todo Su Magisterio y Evangelio. Yo, Espíritu de Dios, os hablo y os informo.












2 Octubre de 2017
SOIS MUY POCOS LOS CRISTIANOS QUE OS ENCOMENDÁIS A VUESTROS ÁNGELES


Hijos de Dios, hace unos días nada más, habéis celebrado mi día y muchos os habéis volcado en honrarme haciéndome novenas, triduos y demás. Me ha llenado de alegría tanto derroche de devoción que me habéis profesado a mí y a los otros Arcángeles Rafael y Gabriel. Pero pasa mi día y ya me tenéis en el olvido, cuando yo deseo ayudaros todos los días del año y lo mismo los otros Arcángeles Rafael y Gabriel. Yo, Miguel Arcángel, os hablo.

Hoy celebráis el día de vuestro Ángel Custodio y sois muy pocos los cristianos que os encomendáis a ellos. Ellos están para salvaguardaros de peligros y ayudaros en vuestro caminar hacia la Vida Eterna, pero muchos los ignoráis y no os dirigís a ellos, cuando su misión es precisamente protegeros del Mal y ayudaros en todo momento. Para ello, debéis de invocarlos y debéis de creer que ésta es su misión, porque si no lo creéis de poco os servirá tener Ángeles Custodios porque no os valdréis de ellos.

Enseñad a los pequeños que su santo Ángel Custodio lo cuida y lo protege. Ya Jesús lo proclamó y nos lo dejó revelado (Mt 18,10). Por tanto, es doctrina evangélica y del Magisterio de la Iglesia, no es un cuento de hadas, no es una invención, es una realidad de los planes divinos sobre sus criaturas. Por tanto, hijos de Dios, sed consecuentes con los puntos de vuestra fe católica, creed lo revelado y ponedlo en práctica. Si os dicen algo que es verdad y no lo creéis, o aun creyéndolo lo ignoráis, no os beneficiáis de esa verdad de vuestra fe. Yo, Miguel Arcángel, os hablo.

Existimos desde hace milenios de siglos y vosotros aun estáis muy flojos de creer en nuestra existencia, y aun los que creéis en ella, no os dirigís a nosotros los Ángeles y Arcángeles todo lo que deberíais, porque Dios os ha puesto cantidad de medios para vuestro caminar pues sabe que vuestro camino hacia la salvación eterna está lleno de peligros y obstáculos que muchos no venceréis por vuestras propias fuerzas, y de ahí, que tengáis que dirigiros y rezar a vuestros santos Ángeles Custodios y a todos los santos del Cielo, muy en especial a la Santísima Virgen, eso da gloria a Dios porque El así lo desea. No le quita gloria alguna (como algunos creen) muy al contrario, si Dios así lo ha dispuesto es porque desea daros toda clase de medios y opciones para que os acerquéis mejor a Él aunque sea a través de mediadores. Si, hijos de Dios, si, así es. Yo Miguel Arcángel, Príncipe Celestial, os hablo y os informo. Bendito y alabado sea el Dios Altísimo tres veces santo.










22 Septiembre de 2017
QUE EL MAL NO OS PIERDA ETERNAMENTE


Hijos Míos, Soy Jesús de Nazaret quien os habla, vuestro Redentor y lo hago con inmenso amor.

Sé que muchos de vosotros aflojáis en la fe cuando veis tantas catástrofes actuales en las que mueren muchas personas y otras tantas quedan heridas. Pero hijos, si vierais lo terrible que es la catástrofe del pecado en el alma, las catástrofes naturales no son nada comparadas con las del alma, porque el pecado os hace esclavos al perder la gracia santificante y os convertís en siervos de Satanás. Yo, Jesús, os hablo.

Si a vosotros en la Tierra os hace sufrir ver las catástrofes espantosas que suceden, nosotros en el Cielo tenemos que sufrir el horror acérrimo que es un alma en pecado y lo que pierde, porque si os vierais el alma tal y como Yo la veo cuando estáis en pecado, entonces no podríais soportar su visión. Lo terrenal, terrenal es, pero lo espiritual al Cielo pertenece y perder el Cielo no es lo mismo que perderse un edificio. Yo, hijos Míos, he de daros signos para haceros ver que tenéis que limpiar el alma de inmundicia y volveros a Dios, porque no hay mayor desgracia ni siquiera miles de catástrofes juntas, que la de perder el alma eternamente. Yo, Jesús, os hablo.

No aflojéis vuestra fe cuando veáis u oigáis desastres naturales, más bien, reflexionad sobre vuestras vidas y analizad si vivís de acuerdo a las leyes de Dios, porque si no es así, entonces en vuestro interior estáis viviendo -y no lo sabéis- la mayor de las calamidades. Hijos, rechazad el pecado y las consecuencias que ello trae. Sed auténticos cristianos no solo un día sino todos los días de vuestra vida y, rogad por los que mueren en esas catástrofes para que Mi misericordia les alcance para toda la eternidad. Yo, Jesús, os hablo.

Sé que muchos no entendéis lo que sucede, pero aun en las grandes desgracias Mi bondad y misericordia están presentes, porque Yo Soy un Dios de amor y hago o permito todo para el bien de las almas. Y si hay alguien que se le debilita la fe ante los terremotos y huracanes, hay otros muchos que se les enciende más porque ellos tienen el temor de Dios y creen en Mi justicia, la cual hijos, no debéis de olvidar. Yo, Jesús, os hablo.

Sed almas santas y personas de compromisos espirituales, para que algún día recojáis los frutos de vuestras buenas obras. Sed fieles al Evangelio y a Mi doctrina, Yo vine para enseñaros el verdadero camino hacia el Cielo y vosotros lo tergiversáis y lo adaptáis a vuestros vicios y conveniencias, pero a Mí no Me podéis engañar porque Yo veo los corazones tal cual son y no Me podéis enmendar la plana. Yo, Jesús, os hablo.

Así que hijos, permaneced en Mi amor (Jn 15, 9-11) y no os apartéis de Mí, siendo perseverantes en los Sacramentos y fieles a Mis enseñanzas y ejemplo, para que el mal no os pierda eternamente. Esto no quiere decir que no tengáis sufrimientos de una índole o de otra, quiere decir que vuestra fe y vuestras obras buenas os salvaran. Yo, Jesús, os hablo y os instruyo.










20 Septiembre de 2017
REFUGIAOS HIJOS, REFUGIAOS EN EL CORAZÓN INMACULADO DE MI MADRE


Hijos Míos, vosotros que os quejáis de sufrimiento, de cruces, de pruebas, ved que Yo os dejado un legado que es un tesoro y que no hay otro comparable a él. Yo, Jesús, os hablo.

Refugiaos hijos, refugiaos en el Corazón Inmaculado de Mi Madre. Ella es refugio de pecadores y consuelo de los afligidos. Ella os espera y desea ayudaros en todo. Acudid a Ella con el deseo y la fe de que nadie como Ella os ayudará. Porque Ella es Madre, la Madre más santa de todas las generaciones, y una madre, nunca abandona a sus hijos pero mucho menos en la tribulación.

Lo que os pasa que os falta fe en Ella y perseverancia. Si acudís a Ella y las cosas no os salen como desearíais, aceptadlas tal cual, que Yo Dios Altísimo tengo Mis momentos que nada tienen que ver con los vuestros. Confiad hijos, confiad en que ni Mi Madre ni Yo os vamos a abandonar, pero tampoco seáis vosotros los que nos abandonéis, porque deseáis que las cosas sean tan pronto como las pedís, y Yo tengo Mi tiempo y Mis planes, que siempre son más beneficiosos que los vuestros. Yo, Jesús, os hablo.

Es precisamente cuando las cosas no os salen satisfactoriamente como desearíais cuando tenéis que hacer uso de la fe y creer que aún así, que aunque las cosas sean oscuras por las circunstancias, Yo hijos Míos, no aparto Mi mirada de vosotros y a todos os amo con verdadera locura. Esto es lo primero que tenéis que creer: que os amo. Que Me importáis mucho más de lo que os importáis a vosotros mismos. Que Mi amor es inmutable y que si en las dulzuras o bendiciones que os doy, creéis en este amor, también tenéis que seguir creyendo en la amargura, porque amarguras pasamos Mi Madre y Yo y ni un momento dejamos de creer en el amor del Padre Celestial. Yo, Jesús, os hablo.

Si un alma Me tiene fe en la consolación y ello Me alegra, mucho más Me alegra y Me consuela cuando Me tiene fe en la amargura, además Me repara sus pecados e imperfecciones. La fe es el don que más Me tenéis que pedir, porque la fe, hijos Míos, mueve montañas, y puede cambiar la oscuridad en una luz deslumbrante. Que tengáis Mi paz y la tengáis en abundancia, porque no deseo para nada amargaros la existencia, lo que deseo es que os salvéis y lleguéis a la eternidad. De ahí, que tenga que intervenir con hechos que no entendáis y que creáis que os son adversos. Yo, Jesús, os hablo y os instruyo.













15 Septiembre de 2017
SED APÓSTOLES EN VUESTRO ENTORNO Y EN EL ANONIMATO DE VUESTRA VIDA


Hijos de Dios, el mal se está propagando con una rapidez considerable y vosotros vivís tan tranquilos sin preocuparos en absoluto de esta situación. Yo, Espíritu de Dios, os hablo.

Diréis qué es lo que podéis hacer para evitarlo. Pues bien, vosotros no podéis evitar el mal por las dimensiones que ya tiene, pero sí podéis disminuirlo con oraciones, sacrificios y sobretodo ayunos de toda clase de cosas, incluido el Internet y los medios de comunicación. Aceptando vuestras cruces y ofreciéndolas por esta intención. Rezando el Santo Rosario; oyendo la Santa Misa con devoción y fe; practicando los Sacramentos y siendo dulces y amables con los de vuestro entorno, en especial con vuestros familiares. Yo, Espíritu de Dios, os hablo.

Males morales y físicos los ha habido desde siempre porque ellos son consecuencias del pecado original, pero si vosotros no hacéis lo que os acabo de decir para reducirlo, encima favorecéis esta situación con vuestros pecados y vuestra poca tolerancia hacia los demás. Satanás se cree que está venciendo pero no es así, sólo Dios sabe la realidad exacta de las cosas y el Maligno no puede vencer porque él es muerte eterna y la muerte no puede vencer. Gana terreno por vuestra negligencia en los deberes cotidianos; no se os pide cosas extraordinarias, solo que cumpláis bien con vuestros deberes y los impregnéis de amor a Dios, ofreciendo cada día al levantaros lo que ese día os depare por las intenciones del Altísimo y de la Santísima Virgen.

Sed magnánimos en dar a Dios. Todo ofrecido con amor y con fidelidad le sirve y lo aplica a esta Humanidad perversa y desviada de las leyes divinas y para el beneficio y salvación de las almas. Ofreced vuestros sufrimientos tanto físicos como morales unidos a los de Cristo y su Santa Madre, y así, ayudaréis a muchas almas, porque Dios es amor y todo lo emplea para el bien de la Humanidad. Por tanto, no os relajéis, sed apóstoles en vuestro entorno y en el anonimato de vuestra vida, solo bajo la mirada de Dios, y sin ni siquiera bajo vuestra mirada, que ni vosotros sepáis el alcance de vuestras oraciones, sacrificios y sufrimientos, para que la vanidad no pueda mancillar lo que ofreceréis a Dios. Yo, Espíritu de Dios, os hablo y os instruyo.










9 Septiembre de 2017
ES LA PRIMERA OBLIGACIÓN QUE TENÉIS PARA CON DIOS ALTÍSIMO


Alabado y bendecido sea el Altísimo por toda la Creación. Yo, Jesús, os hablo.

Hijos Míos, Es la primera obligación que tenéis para con Dios Altísimo: la alabanza. Ésta debería de ser una constante en vosotros, y sin embargo, si sopesáramos las quejas y las alabanzas, las quejas exceden y con mucho a las alabanzas a Dios, porque hijos, de todo os quejáis, ¡de todo! y eso Me disgusta sobremanera. Yo, Jesús, os hablo.

Cuanto molesta una persona que no está conforme con nada de lo que le sucede o se le hace, pues lo mismo nos pasa en el Cielo, un alma que no hace más que refunfuñar, quejarse de todo, y hablar siempre en negativo de las personas y de las circunstancias, esas almas son como moscas pegajosas que molestan en el entorno y que no saben callar ni un momento, porque son almas amargadas y amargan a los que conviven con ellas. Por eso, hijos, sed dulces y pacientes. Dios Altísimo sabe muy bien lo que os hace falta y lo que no. Mi Padre en su sabia Providencia os da lo que necesitáis no para pasarlo bien, sino para santificaros, renegar de todo es ofenderle, porque Él todo lo dispone con amor y sabiduría para vuestro bien. Lo entendáis o no lo entendáis, debéis de confiar en Él y aceptar con agrado las cosas que os sucedan, aunque ya os he dicho que aunque no las entendáis siempre es para vuestro bien. Yo, Jesús, os hablo.

No podéis creeros que vosotros seres miserables y limitados sabéis más que la Providencia amorosa de Mi Padre Eterno. Vosotros queréis una vida regalona, exenta de penas y amarguras, sólo con cosas que os den bienestar y satisfacciones, pero eso, hijos Míos, no os lleva al Cielo, eso más bien os contamina y os pervierte en muchos casos. De ahí que Mi Padre Eterno disponga para vosotros días de gozo y bienestar y días de sufrimientos y sacrificios, porque Él lo que quiere es teneros después de vuestra existencia, en el Cielo y todo lo dispone para que así sea. Pero si renegáis de todo, entonces Su plan no se realiza en vosotros y gana siempre el enemigo de las almas, que se alegra sobremanera de ver que no aceptáis lo que Dios Altísimo dispone para vosotros.


Aprended de Mí hijos, aprended de Mí que Soy manso y humilde de Corazón (Mt 11, 29) y que pasé Mi vida haciendo el bien pero no exento de sacrificios. Todo lo soportaba y lo ofrecía a Mi Padre por el bien de las almas y para Su gloria, por eso, el primer deber para con Él debe ser la alabanza, la bendición y el agradecimiento en cada momento, tanto si os salen las cosas como os gustarían como si no. Dejaos guiar por quien todo lo sabe y todo lo ve, porque más que Él nadie os desea el bien verdadero y el bien que salta a la eternidad. Yo, Jesús os hablo y os instruyo.













5 Septiembre de 2017
PEDID CRISTIANOS, PEDID POR LOS PECADORES


Resultado de imagen de salvar almas para cristoBienaventurado aquel que viviendo una vida de unión con Dios llega al final de la misma y se salva. Yo, Espíritu Divino, os hablo.

No hay mayor desdicha -ni siquiera todas las desdichas juntas lo son- que cuando un alma en el final de su vida muere de espaldas a Dios, porque su vida ha sido un desastre, un cúmulo de pecados y en el último instante, no confiando en la misericordia de Dios no quiere pedir perdón ni arrepentirse. Yo, Espíritu de Dios, os hablo.

Pedid cristianos, pedid por los pecadores y muy especialmente por los moribundos que están a punto de entregar el alma, y muchos, muchos de ellos no están preparados ni quieren estarlo. Su dureza de corazón, su vida de tibieza y disipación, les han hecho llegar al final de su existencia con el alma podrida por el pecado, pero aun así, hijos de Dios, mientras hay vida, aunque solo sea un hálito, hay esperanza, porque la misericordia de Dios excede a todos vuestros pecados, y si os arrepentís y reconocéis mientras vivís que sois pecadores, indignos de ser hijos de Dios y os acogéis a Su misericordia con humildad y arrepentimiento, Él os acogerá también por el deseo que tiene de que todas las almas se salven.

Por eso, católicos, cristianos, todos, rezad por los pecadores para que se conviertan, para que Dios los toque con Su gracia y ellos sean fieles a la misma. Muchos de los pecadores son familiares vuestros, incluso muchos de los que leéis estos mensajes sois pecadores empedernidos y no queréis cambiar de vida a pesar de que Yo mismo os doy toques para que lo hagáis y os proporciono las circunstancias.

Nada hay más doloroso ni más terrible que perderse eternamente, porque el Infierno no tiene final, es eterno y de allí ya no se puede salir. No así el Purgatorio que si se sale y se puede recibir alivio con sufragios y sacrificios, y sobre todo, ofreciendo por los difuntos la Santa Misa, pero los que se condenan y lo hacen por su propia voluntad, ya no tendrá fin su desdicha, ¡que dolor tan grande para la Santísima Trinidad! ver que la Sangre Preciosísima del Cordero de Dios no les valió para nada a tantas almas. Yo, Espíritu de Dios, os hablo.

Hijos de Dios, también os hablo en vuestro interior cantidad de veces y hacéis oídos sordos, aparte de que el Maligno os mete la cizaña del mal, de la lógica tan ilógica, del engaño o del error. No oigáis su voz, sed como la Santa Virgen y el bienaventurado San José eran, obedientes a la voz de Dios y diligentes para cumplir en todo momento Su voluntad. Yo, Espíritu de Dios, os hablo y os instruyo. La paz de la Santísima Trinidad esté con todos vosotros.











30 Agosto de 2017
OS FALTA FE A MUCHOS DE VOSOTROS


Amados hijos de Mi Inmaculado Corazón. Acudo a vosotros no para pediros cosas sino para que seáis vosotros quienes Me las pidáis a Mi. Sabéis que por ser la Madre de Dios, Él ha querido darme un gran poder, y todo lo que Me pidáis que no vaya en contra de vuestra santidad y gloria divina, Yo deseo otorgároslo.

Os falta fe a muchos de vosotros, por eso, es lo primero que debéis pedirme, fe y gracia, porque lo primero que debéis pedir al Cielo son los bienes espirituales, y teniendo los bienes espirituales los bienes terrenales vienen por añadidura. Yo María Santísima vuestra Madre os hablo.

Muchos de vosotros Me tenéis una entrañable devoción que a Mí Me alegra mucho, y Yo os miro con amor y complacencia. Extender Mi devoción con rezos, novenas y escritos a todo el que podáis. Pedid al Espíritu Santo que os bendiga y os ilumine en todo lo que hagáis, para la gloria de Dios. No siempre dais pasos acertados y a veces el Maligno se mete para engañaros y haceros posponer lo bueno que habíais pensado hacer. El Maligno puede con vosotros pero no puede con el Espíritu Santo porque Él es luz e ilumina a todo aquel que le pide que lo haga. Yo, María vuestra Madre, os hablo.

Estad siempre preparados para el desenlace final de vuestras vidas, que no sabéis cuando os llegará. Todo está en el presente de Dios y Él es quien sabe cuándo será el último momento de vuestra existencia. Ni siquiera los muy enfermos o graves saben cuándo llegará ese momento, por eso, hay que vivir preparados como si fuera a llegar inmediatamente.

Solo viviendo en gracia de Dios encontraréis la verdadera paz y la alegría de ser hijos de Dios y el deseo ardiente de querer encontrarse cuanto antes con Él. En el Cielo hijos Míos, os espero e intercedo por vosotros. Encomendadme vuestros asuntos, contadme vuestras penas, pedid lo que necesitéis para vuestra santificación y para vivir una vida digna también en el plano humano. Yo deseo como buena Madre que Soy daros y cubriros vuestras necesidades tanto espirituales como materiales, pero hijos, no os apeguéis a nada de este mundo, ni a nadie, sed totalmente de Dios y ponedlo a Él el primero en vuestra vida y en vuestros deseos y pensamientos. Sí hijos, sí, Él el primero y todo lo demás se os dará por añadidura (Mt 6,33). Yo, María Santísima, os hablo y pido para vosotros la bendición a Dios.













20 Agosto de 2017
PADRE, PERDÓNALOS PORQUE NO SABEN LO QUE HACEN


Hijos queridos de Mi divino Corazón. Cuantas penas hay en el mundo que vosotros mismos sabéis, pero que ni siquiera la cuarta parte de las mismas conocéis. Los hombres y mujeres sufren cada uno en sus cuerpos y en sus almas, por eso, quienes se libran del sufrimiento tienen que darme gracias constantemente porque el agradecimiento es una virtud que Me agrada mucho. Yo mismo para parecerme más a vosotros quise padecer y lo hice en extremo. Sufrí en el cuerpo y en el alma, pues no creáis que evadí el sufrimiento. Por eso, cuando os toca a vosotros sufrir por una u otra razón, unos más otros menos, a Mí Me duele más de lo que pensáis, porque sé que el sufrimiento es algo muy fuerte que aquellos que no lo han padecido no saben del dolor inmenso que se han librado.
Id a los hospitales y ved las plantas llenas de enfermos con enfermedades muy dolorosas. Ved también a sus familiares tratando de ayudarles y aliviarles. Pero quienes saben sufrir ofreciendo su dolor y aceptándolo, esas personas alcanzan un grado de virtud muy grande que no alcanzarían con penitencias buscadas. Yo, Jesús, os hablo.

El Mal está en todo su apogeo. Odio, violencia, abusos, corrupción, no respetan nada quienes por sus ideas tan erróneas emplean la violencia para imponerlas. Satanás parece que está venciendo pero no hijos, no, no será así, Satanás terminará perdiendo todo el poder que aparentemente ahora parece que tiene.
Él quiere asustaros, desanimaros, que perdáis la fe, que reneguéis de Mí, pero vosotros los que veis esas escenas de dolor y os conmueven, rezad por esas víctimas y sus familias y hacedlo de corazón. Acudid a Mi Santa Madre, consagraos a Ella, Su purísimo Corazón y Su manto os protegerán, y si aun así os alcanzara el sufrimiento, no será lo mismo sufrirlo bajo Su protección que si no acudís a Ella. Ella os espera con los brazos abiertos, deseando de ayudaros. Honradla con fe y devoción, honradla como se merece, como lo haríais con vuestra madre biológica y no le escatiméis nada de nada, ni rezos, ni devociones, ni Rosarios. Ella es muy poderosa en el Cielo porque Yo así lo he querido, por tanto, enseñad a vuestros pequeños a amarla y crecerán con este sentimiento de amor y reconocimiento hacia Ella.

Pedid para esas personas que usan la violencia el perdón a Mi Padre Eterno como Yo lo pedí desde la Cruz: Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen. (Lc 23,34) Esta oración le gusta mucho a Mi Padre porque Me ve reflejado en ella. Yo, Jesús, os hablo y os instruyo. 












14 Agosto de 2017
ES NECESARIO QUE VUESTRA ORACIÓN LLEGUE A OTROS PUNTOS GEOGRÁFICOS.


Hijos de Mi divino Corazón. Os invito una vez más a rezar los unos por los otros y a hacerlo constantemente. Hay almas muy débiles en la virtud que solo se salvarán si rezáis por ellas y ofrecéis sacrificios. No importa que no las conozcáis porque todo lo que hagáis por esas almas que no tienen méritos suficientes para salvarse Yo o Mi Santa Madre lo aplicaremos a las más necesitadas. Son infinidad de almas en esta situación y por eso son necesarias multitud de oraciones y de Misas aplicadas a esta intención. Yo tendré en cuenta ese acto tan grande de caridad hacia quienes ni siquiera conocéis. Yo, Jesús, os hablo.

Es necesario que vuestra oración llegue a otros puntos geográficos, donde esas almas no son tenidas en cuenta y donde nadie las conoce ni las recuerda. Sé que muchos rezáis por vuestros familiares y vuestros allegados, pero Yo os pido que lo hagáis por esas almas tan desnutridas de virtud y tan cerca del precipicio infernal. Ellas no han tenido la suerte de vosotros que tenéis Parroquia y sacramentos a vuestro alcance. Rezad hijos, rezad por esos pecadores que llevan una vida muy lejos de Mi verdad y de Mis leyes y encima se sienten desgraciados.

Todo lo que hagáis por los pecadores por insignificante que sea Yo lo bendeciré eternamente. Presentadme a esas almas cuya vida es un desastre de pecados tras pecados, pero tampoco han tenido la suerte de tener quienes los evangelicen adecuadamente, y si la han tenido, la han dejado pasar. Mientras hay vida hay esperanza y hasta en el último instante de existencia una persona se puede salvar si vuestras fervientes oraciones les alcanzan. Yo, Jesús, os hablo.

Esto también os beneficia a vosotros que no sabiendo a donde llegan vuestras oraciones ni a quienes llegan, no os permite envaneceros. Por eso, sed como Mi Madre era que oraba por todo el mundo en el secreto de su Inmaculado Corazón. Quien salva un alma predispone la suya también a la salvación.


Vivid hijos, vivid en estado de gracia permanente e id asiduamente a la confesión, porque aunque no tengáis pecados mortales, tenéis pecados veniales e imperfecciones. El Sacramento de la Penitencia os fortalece y os aumenta la gracia santificante si lo recibís en las debidas disposiciones, con humildad y propósito de enmienda y pedid a Mi Santo Espíritu que os guie en el camino espiritual hacia la Vida Eterna. Yo, Jesús, os hablo y os instruyo.





________________________________________________________

Desde el 29 de Junio de 2017 hay una anotación en la web de este profeta que textualmente cita: 

"ESTE BLOG ESTARÁ UN TIEMPO SIN ACTUALIZARSE POR AUSENCIA DEL INSTRUMENTO. LO SENTIMOS. GRACIAS POR SU INTERÉS".

 
Esperemos que en breve continúe actualizándose con nuevos mensajes.

____________________________________________________________


18 Junio de 2017
ENTRAD POR LA PUERTA ESTRECHA


Hijos de Dios, entrad hijos, entrad por la puerta estrecha (Mt 7,13) que ancha es la puerta que os conduce a la perdición y muchísimos de vosotros habéis entrado por ella. Yo, Jesús, os hablo.

No tenéis ninguna conciencia de lo que es el pecado. Sabéis que es algo que desagrada a Dios, pero no por es lo evitáis y encima acumuláis pecado tras pecado. Pero hijos, no hago más que avisaros de que tenéis que cambiar y hacerlo ya cuanto antes; pero vosotros que leéis estos mensajes no los ponéis en práctica porque parece que no van dirigidos a vosotros. Pues sí, hijos, sí, van dirigidos a todos vosotros, incluso a los que vais a Misa cada día, porque luego fuera de la Misa sois cristianos mediocres, sin paciencia alguna con los defectos del prójimo, llenos de mediocridad en todo lo que hacéis, con agresividad y genio cuando en algo os molestan y así podía seguir diciendo una y otras mil cosas más. Yo, Jesús, os hablo.

¿Alguno sabe la hora de su muerte? Si la supierais sólo os reconvertiríais un día antes y el resto hasta llegar a la fecha lo dejaríais pasar. Y debéis de ser perfectos en todo momento, en todas las edades y en todas las épocas, porque hijos, la eternidad no tiene fin y podéis entrar después de muertos o en la eternidad dichosa que es el Cielo o en la eternidad espantosa que es el Infierno. Por tanto, esforzaos hijos, esforzaos más en vencer vuestras malas costumbres y vicios, ¿Cuántas veces debo de decíroslo? No hacéis ni siquiera intención para vencerlos, y luego tenéis algún problema y venís a Mí a pedirme ayuda, pero no Me visitáis más que cuando Me necesitáis para algo. Yo, Jesús, os hablo.

Si hablarais con algún condenado veríais que algunos de ellos vivieron la vida mejor que vosotros, aunque luego callaron pecados y se condenaron. Si hablarais con algún condenado os horrorizaríais, pero solo pensáis en Mí como Misericordia y lo Soy, pero no os planteáis ni siquiera que Soy también Justicia y que no puedo dar cabida al mal bajo ningún aspecto. Os predican que Soy Misericordia pero no os predican que Dios premia a los buenos y castiga a los malos y aquel que se mantiene en el pecado sin hacer nada por salir de él, es malo porque se mantiene en el mal voluntariamente. Si no os sentís con fuerzas para salir del pecado pedidme la gracia para ello y veréis como no os la niego, pero tened voluntad de poner lo que esté de vuestra parte. Yo, Jesús, os hablo.


Ánimo hijos, Mi Corazón divino os espera y os ama y deseo vuestro arrepentimiento y conversión; veréis la alegría tan grande que para vosotros es eliminar de vuestras almas pecados ya añejos y que son como veneno mortal que lleváis dentro. Yo, Jesús, os hablo y os instruyo.











11 Junio de 2017
DEBÉIS DE SER ALMAS ESPIRITUALES Y DE ALABANZA A DIOS


Hijos de Dios, la alabanza a Dios es muy importante que la hagáis porque toda la Santísima Trinidad está siendo muy blasfemada incluso por los niños. Yo, Jesús, os hablo.

Debéis proponeros hacer actos de alabanza y de bendiciones hacia Dios. Es bueno y necesario la reparación pero también la alabanza y si juntáis reparación y alabanza todavía es mejor. Debéis de compensar todo el odio y la ingratitud de tantas almas que Nos odian (a la Santísima Trinidad) sin motivo alguno y sin conocimiento alguno de lo que Somos. Si insultaran a vuestra madre biológica o a vuestros hijos o familiares os dolería mucho y os irritaríais, mucho más si ellos son buenos. Pues bien, Nosotros en el Cielo queremos reparación y alabanzas por todo lo que recibimos que son fruto de las sugerencias demoníacas que tienen agarradas a tantas almas. Yo, Jesús, os hablo.

Quien no vive la vida del espíritu y sólo vive la del mundo, no crecerá en virtud, porque el espíritu es el que recibe la gracia de Dios y ésta es la que transforma el ser de la personas. Debéis de ser almas espirituales, almas de oración y de alabanza a Dios, porque el Maligno ya se encarga de meteros la cizaña y hacer de vuestros criterios un mar de ingratitudes, de indiferencia y en muchísimos casos de blasfemias.

Normalmente no se blasfema contra dioses que os son desconocidos o que se sabe que no existen, pero sí blasfeman contra la Santísima Trinidad o contra la Virgen, los Ángeles y los santos y eso es un pecado gravísimo propio de personas que pertenecen -sin ni siquiera ellas saberlo- a Satanás. Por tanto hijos, sed consecuentes y haceros más espirituales. Bendecid a Dios, alabadlo constantemente ¡Qué fácil es ir por la calle diciendo alabanzas a Dios! Esto irrita al Maligno y lo aleja de vosotros. No digáis nunca blasfemias ni nada negativo de la Santísima Trinidad delante de los niños, porque eso se les queda grabado a los pequeños y aunque no saben discernir la malicia de estos pecados ellos los imitan y creen que si los dicen sus progenitores no es cosa mala. Yo, Jesús, os hablo.

Sed pues personas con lengua recatada y prudente, no os volváis contra quienes un día os juzgará. Tratad de hablar con moderación y pureza en vuestras conversaciones, sin atacar ni insultar a nadie, pero mucho menos a Dios Santísimo, porque a Dios nada se le escapa y todo lo tiene en su presente que es eterno. Yo, Jesús, os hablo y os instruyo.












4 Junio de 2017
VIENE PENTECOSTÉS Y DEBÉIS PREPARAOS PARA RECIBIR AL ESPÍRITU SANTO, ¡QUÉ MEJOR QUE CONMIGO AL LADO!

Hijos queridos de Mi Inmaculado Corazón: aquí Me tenéis dispuesta a ayudaros en todo lo que no le quite gloria a Dios y os sirva para vuestra santificación personal. Mi Corazón es purísimo pero no os olvidéis que es el Corazón de una Madre y una madre nunca abandona a sus hijos.

Nadie que se acerque a Mí se verá nunca jamás defraudado, pero hijos, no busquéis solo vuestros intereses sino los de Dios primero, y después los vuestros se os darán por añadidura, siempre y cuando no vayan en contra de la gloria de Dios y de vuestra santificación personal. Yo, María Santísima, vuestra Madre os hablo.

Viene Pentecostés y debéis pedir y preparaos para recibir al Espíritu Santo, ¡qué mejor que Conmigo al lado! Tal y como lo hicieron los Apóstoles, vosotros debéis también acogeros a Mí y refugiaros en Mi Inmaculado Corazón, hoy que es primer sábado de mes y algunos lo celebráis.

Yo pido por vosotros constantemente a Dios porque veo que os cuesta muchísimo subir la cuesta de la perfección, pero ya vuestro esfuerzo e interés os vale y os santifica aunque a veces no avancéis nada en lo que os proponéis. Dios ve las intenciones, el verdadero deseo de querer ser santos y si lo intentáis una y otra vez, y una y otra vez caéis en la misma piedra, a Dios le vale vuestra voluntad y el deseo de volver a intentarlo. La santidad es una labor de días, meses y años, una labor de toda la vida, porque todos los instantes tenéis que santificarlos, no sólo un día de precepto sino todos los instantes. Tenéis que cumplir con la mayor perfección posible con vuestros deberes de estado y profesión. Tenéis que ser caritativos con los de vuestro entorno sin criticaros ni murmurar unos de otros. Hijos, ser santos es una labor de toda la vida, pero no es tan costoso como creéis si ponéis el esfuerzo de vuestra parte y sois fieles a la gracia de Dios. Yo, María Santísima, os hablo.

Si a un niño pequeño que se emplea en andar se cae una y otra vez, no por eso dejáis de amarlo y de ayudarlo a que intente caminar como debe de ser. Lo mismo le pasa a Dios con vosotros. Ve vuestra voluntad sincera de querer mejoraros, de querer vencer tal y cual defecto, y si aun así caéis en lo mismo, no por eso Él os deja de amar, ni tampoco os va a negar la gracia para que lo intentéis de nuevo.


Por tanto, hijos, animaos a seguir luchando contra vosotros mismos, vuestros vicios y malas costumbres, al final venceréis con la ayuda de Dios y lo poquito o mucho que pongáis de vuestra parte, y sobre todo, si acudís a Mí, Yo vuestra Madre, no os dejaré. Alabado sea Dios. Yo, María Santísima, os hablo.











25 Mayo de 2017
LO QUE OS PIDO SON COSAS QUE ESTÁN A VUESTRO ALCANCE


Amados hijos de Mi divino Corazón, debéis de esforzaros más en vivir una vida más llena de sacrificios y de renuncias mundanas, porque se os pasa el tiempo y no hacéis méritos suficientes para el Reino de los Cielos. Yo, Jesús, os hablo.

No desperdicies el tiempo como lo hacéis en programas de televisión que no solo no os hacen ningún bien sino que os envenenan los criterios y la mente. Sed personas de disciplina y amantes del bien, tanto en público como en soledad, porque todos estáis bajo Mi mirada y lo veo todo.

El bien que se haga en esta vida será para siempre y cosecharéis igualmente bien. Pero si no sembráis nada bueno, nada bueno cosecharéis. Queréis que vuestros hijos y familiares sean personas de honradez y de santos criterios, pero vosotros tenéis que ser los primeros en dar ejemplo y vivir según Mis preceptos cumpliéndolos tal y como Yo lo exijo, porque hijos, Mi deseo es que todos os salvéis y nos veamos en la Vida Eterna.

Muchos de vosotros podéis oír la Santa Misa diariamente y sabed que la Misa es un acto de valor infinito. La Misa beneficia a muchas almas no sólo a vosotros, sino a muchas otras almas que necesitan que se le ofrezcan cosas, incluidas las almas del Purgatorio. Si un billete de vuestro dinero fuera de valor infinito y nunca se acabase ¿acaso no lo iríais dándolo a todo el mundo y mucho más a los necesitados?

La Santa Misa tiene un valor infinito y nunca se acaba su valor, por eso, oírla y ofrecerla por las almas y por toda la Humanidad es un bien muy grande que podéis hacer. Pero hijos, cuando os acerquéis a comulgar hacerlo en las debidas disposiciones y con el respeto correspondiente, porque muchas mujeres llevan unos vestidos indecorosos y muchas personas están en la Iglesia hablando más que pendiente de la ceremonia, por tanto, sed conscientes que estáis en sitio sagrado y que vais a recibir a Dios y que si no lo hacéis como debe de ser, os sirve más de pecado que de bien alguno. Yo, Jesús, os hablo. ¡Tened cuidado con las comuniones que hacéis y que no Me valen! Se las lleva Satanás.

Cuanto más y mejor practiquéis los sacramentos, más los desearéis porque más los necesitaréis, pero si vais a Misa y os aburre y estáis deseando que se termine, sin sumergiros en el Santo Misterio que es, entonces hijos, es como si os resbalara y no os servirá para nada. Así que ánimo y a prepararos para crecer en virtud. Lo que os pido son cosas que están a vuestro alcance y debéis de ofrecérmelas con amor y libertad, nunca forzados a ello. Yo, Jesús, os hablo y os instruyo.










14 Mayo de 2017
PREPARAOS HIJOS, PREPARAOS PARA EL VIAJE QUE MUCHOS DE VOSOTROS VAIS A HACER


Hijos Míos, preparaos hijos, preparaos para el viaje que muchos de vosotros vais a hacer. Yo, Jesús, os hablo.

Vivís muy tranquilos, sin complicaros para nada la vida, pero el hacha de Mi justicia está ya a las puertas y no Me quedará más remedio que hacer una criba a todo aquel que no ha cumplido con Mis leyes y ha vivido como la cigarra alegremente, sin plantearse ninguna clase de disciplina. Así que hijos, preparaos, que Yo tengo que intervenir en este mundo pervertido y que ha dado totalmente un giro absoluto a Mis leyes y todo lo ha tergiversado para hacerse amigo de Satanás y sus secuaces.

Mando a Mi Santa Madre a advertiros que hagáis oración y penitencia por los pecadores y vosotros sois los primeros que pecáis, y mirad como está el mundo, las leyes que imperan, como están los sacerdotes y la Jerarquía, esto es un mundo de podredumbre porque todos buscan su bienestar y no Mi gloria; Yo que di todo por vosotros y no hice excepción alguna para con nadie. Por tanto, preparaos y preparad vuestro equipaje, porque si vais de viaje se debe ir con las maletas hechas. Y ¿cuáles son esas maletas? La gracia santificante que es el equipaje que debéis llevar si queréis entrar en el Reino de los Cielos. Yo, Jesús, os hablo.

Haced hijos, haced una buena y santa confesión, una confesión general de toda vuestra vida. No os acerquéis al confesionario a disculparos sino que acusaros de que habéis hecho y hacéis fraude, de que tenéis abortos y fornicaciones en vuestro haber, de que habéis robado en nóminas y habéis sido injustos, muy injustos con vuestros obreros, y así, un sinfín de pecados que claman al Cielo, porque no podéis entrar en Mi Reino si no os limpiáis totalmente de todos ellos, si no Me pedís perdón y si os es posible, repararMe. No creáis que a Mí Me podéis engañar, Yo sé quién es sincero y quien no, pero debéis humillaros ante el Sacramento de la Penitencia y poner de manifiesto lo que habéis sido y lo que sois, porque si no lo hacéis, no os burlareis de Mi justicia, si bien Mi misericordia es infinita, para alcanzarla necesitáis el arrepentimiento y el perdón de vuestros pecados, con el propósito de la enmienda de no volver a cometerlos. Yo, Jesús, os hablo.


No pospongáis por más tiempo vuestra reconversión. Mi gracia no os va a faltar si venís a Mí arrepentidos, Yo no os echaré en cara nada si hacéis una buena y exhaustiva confesión. Yo, Jesús, os hablo y os advierto.












12 Mayo de 2017
AGUANTANDO Y OFRECIENDO SERÉIS MÁRTIRES


Maravillosas son las recompensas que les esperan a aquellas almas que superando una y otra tribulación llegarán a una eternidad dichosa, donde Yo les espero. Yo, Jesús, os hablo.

Hay almas que sin ellas saberlo son verdaderos mártires en Mi iglesia. Sufren una y otra tribulación y ellas no saben que Yo lo dispongo así para mayor corona y para que crezcan en más virtud, y porque además esas tribulaciones sufridas por amor a Mí y por Mi gloria, atraerán a la eternidad dichosa muchas otras almas y algunas de ellas entre sus familiares. Yo, Jesús, os hablo.

Así pues hijos, no os desanime cuando os viene una y otra prueba. Mi enemigo mortal os quiere hacer sucumbir, que Me abandonéis y que le dejéis el camino libre para él obrar mal en favor de las almas, pero vosotros aguantando y ofreciendo, seréis mártires de Mi Verdad y seréis almas que arrastren -sin saberlo ni siquiera- a muchas otras. Por eso, alegraos cuando sirviéndome y siéndome fiel os salen las cosas adversas. No os preocupe la honra ni el reconocimiento de las criaturas, solo preocuparos de que Yo, Jesús, estoy con vosotros y aunque parezca que os tengo abandonados, no os dejo ni un solo instante. Yo, Jesús, os hablo.

Sé que si de vosotros dependiera y tuvierais ocasión, lucharíais por Mi Verdad en todos los colectivos. Sé que vuestros deseos es que Yo venza en esta sociedad y que en la Iglesia se Me dé el culto y la adoración que merezco por ser Dios y Señor. Y Yo, de forma que no os dais ni cuenta, hago realidad vuestros deseos aunque no los advirtáis, porque muchos de ellos se cumplen pero vosotros no tenéis conocimiento de ello. Por eso, almas Mías, queridos todos de Mi Corazón: coraje, amor, perseverancia y paz, Yo estoy con vosotros hasta el final y si vosotros no Me dais la espalda Yo tampoco os la daré, porque sois los que defendéis de verdad a Mi Iglesia, a Mi Evangelio y al verdadero Magisterio de la Iglesia. Yo, Jesús, os hablo y os animo a seguir adelante. Paz a todo aquel que leyendo este mensaje lo cree y lo pone en práctica.












7 Mayo de 2017
MÁS ME AGRADARÍA QUE LAS FLORES QUE ME OFRECIEREIS FUERAN HACER UN ESFUERZO MAYOR PARA PERFECCIONAROS


Hijos de Dios, tomad conciencia de que tenéis un alma que salvar y que nadie la va a salvar por vosotros, es tarea vuestra, y aunque la gracia de Dios no os va a faltar, vosotros debéis esforzaos para poner todo lo que esté de vuestra parte. Yo, María Santísima, os hablo.

No habléis tanto en negativo que os pasáis la vida criticando y murmurando de todo el mundo, incluso, hijos, de vuestros familiares, inclusive a vuestros pensamientos os llegan criterios desfavorables de tal o cual persona y faltáis con ello a la caridad. Debéis confesaos también esas cosas negativas que pensáis de tal o cual persona, porque vosotros no sois perfectos y también os queda mucho que recorrer para la perfección.

No seáis negativos a la hora de hablar ni cuando hace frío ni cuando hace calor. No os quejéis tanto del tiempo, del cansancio, de los gobernantes, de los jefes, de los profesores. Sed almas más caritativas y más parecidas a Jesús que amaba a todos por igual, y si bien tenía que amonestar a alguien lo hacía por su bien y a veces en público para que vieran que a esas almas no había que imitarlas. Yo, María Santísima, os hablo.

Estamos en el mes que Me tenéis dedicado y Me ofrecéis novenas, cánticos y flores. Me agrada que lo hagáis pero más Me agradaría que las flores que Me ofreciereis fueran hacer un esfuerzo mayor para perfeccionaros, para frenar vuestra lengua, para hablar más en positivo que en negativo, porque todo lo cizañáis con vuestra negatividad e influís en quienes os escuchan. Y esto lo digo también para aquellas personas que llevan una vida de piedad, pero luego tropiezan en las mismas cosas que los que no la llevan.


Hijos, debéis de edificar más a quienes os conocen y a quienes convivís con ellos, porque si vosotros que lleváis una vida de piedad, os ven con tanta imperfección, no sólo no trasmitís fe sino que la anuláis en quienes la tienen débil. Sed pues, hijos, almas que edifiquéis, almas que os vean y alaben a Dios, no basta con llevar una vida de piedad, tenéis que ser consecuentes con esa vida en todo momento, dentro y fuera de la Iglesia y así honraréis a vuestro Padre Celestial que todo lo ve y que os mira constantemente. Yo, María Santísima, os hablo y os instruyo.











29 Abril de 2017
EL QUE POR SÍ MISMO NO PUEDE SANTIFICARSE DEBE ACUDIR A LA FUENTE DE LA SANTIDAD Y ESA FUENTE SOY YO


Hijos Míos, debéis estar ciegos para no ver cómo está el mundo de revuelto, de odios y de violencia. Y si lo veis y no os ponéis en oración, entonces no estáis ciegos sois necios. Yo, Jesús, os hablo.

Que bien sabéis murmurar de los malos gobernantes y atacarlos con la lengua cuando lo que deberíais hacer es rezar por ellos incesantemente, pero vosotros los juzgáis, los atacáis y algunos hasta me piden que se mueran. Pero hijos, ¿de verdad sois cristianos?, ¿de verdad Me amáis y tenéis esas disposiciones en contra de los que están en pecado y no rezáis por ellos? Sed misericordiosos y pedidme para esos gobernantes que explotan a su pueblo la misericordia y la reconversión y ofreced por ellos sacrificios y oración. Yo, Jesús, os hablo.

Todos sois pecadores y todos tenéis mil razones para postraros ante Mí y pedirme perdón y misericordia por vuestros pecados, no sólo de acción sino de omisión. No creáis que porque no cogéis un arma para matar sois inocentes. Matáis muchas veces con la lengua, con mensajes que mandáis por las redes sociales negativos contra vuestros hermanos, ¿de verdad pensáis que Mi Santa Madre haría eso? Imitadla hijos, imitadla en todo porque Ella fue mansa y humilde de corazón y en ningún momento censuró a ninguno de Mis enemigos, pero si suplicó mucho por ellos. Yo, Jesús, os hablo.

Ser cristiano no es solo ir a misa todos los domingos o rezar el Rosario a menudo, ser cristianos es amar y perdonar y la mayoría de vosotros, esto lo lleváis muy mal, pues muchos hasta no os habláis con vuestra familia, y eso, que son hermanos de sangre. Vais por senderos de perdición y encima os creéis buenos. Hijos, abrid los ojos y pedidme discernimiento y luz para vuestras almas, y recordad hijos, recordad que no todo el que dice Señor, Señor, entrará en el Reino de los Cielos (Mt 7,21)

Sé que sois flacos, que tenéis debilidades, limitaciones, imperfecciones, por eso mismo Me necesitáis tanto. El que por sí mismo no puede santificarse debe acudir a la fuente de la santidad y esa fuente Soy Yo, y estoy dispuesto a ayudaros sin condiciones ni límites. Pero vuestra colaboración, lo que concierne a vosotros que hagáis, tenéis que hacerlo, porque entonces Yo sería un Dios injusto si no os pidiera lo que tenéis que poner de vuestra parte. Yo, Jesús, os hablo y os instruyo.










19 Abril de 2017
ACUDID A MI SANTA MADRE PARA QUE ELLA OS AYUDE

¡Aleluya hijos, aleluya! porque un año más celebráis Mi Pascua de Resurrección y os alegráis de ello. Yo, Jesús, os hablo.

Ved que la muerte ya no tiene dominio sobre Mí y tampoco la tendrá sobre vosotros, si morís en Mí y con el alma limpia de pecados mortales y de rencores. No guardéis rencor a nadie que eso es un veneno inmenso para vuestra alma y puede llegar a haceros perder la eternidad dichosa. Todo aquel que tenga algo contra su hermano o hermana, contra su prójimo, por mucho que le haya hecho, que lo perdone de corazón y no le guarde ningún rencor, y si llegara el caso de que se encontrara con él, que le hable porque Yo perdoné a Mis enemigos y a los que se ensañaban Conmigo desde la Cruz y Mi Madre Me imitó en todo. Yo, Jesús, os hablo.

Hijos, por unas rencillas que ya pasaron que son consecuencias de vuestra debilidad humana, no os juguéis la salvación eterna, porque muchos mueren con ese veneno en el alma y no pueden entrar en el Cielo, y si se quedan en el Purgatorio su duración es inmensa, porque hay que perdonar y hacerlo de corazón. Recordad Mi Mandamiento nuevo que os améis unos a otros pero como Yo os he amado (Jn 13,34), no a vuestra forma de amar, sino a la Mía. Hijos es muy importante esto que os digo y aunque ya os lo he dicho más veces, siempre tendré que recordároslo porque hay muchas almas, muchas que no perdonan y se ahogan en su propia soberbia que es la peor atadura que puedan tener. Yo, Jesús, os hablo.

Todo aquel que perdona el mal que le hicieron Me tiene a Mí dispuesto a olvidar sus pecados y a perdonárselos, porque el que sabe perdonar y olvidar es un alma que ha comprendido Mi doctrina y que Me imita y Me agrada sobremanera. Por tanto hijos, meteos bien en la cabeza esto que os sugiero: perdonad, perdonad, perdonad y si os cuesta, acudid a Mi Santa Madre para que Ella os ayude o acudid a Mí para que Yo os ayude a emprender ese perdón que os daña a vosotros más que a nadie al no concederlo. Yo, Jesús, os hablo.


Sed santos en todos los aspectos. Sed virtuosos en todo, que a la hora de la muerte no haya nada que os impida entrar en Mi Reino. No carguéis eternamente con ese mal tan grande que es el rencor, porque el mismo os ahorcará en su propia vileza y os llevará a la ruina total. Hijos, vosotros que leéis estos mensajes que no os resbalen, que no los leáis y los aparquéis, ponedlos en práctica pero hacedlo ya, no demoréis por más tiempo este asunto. Yo, Jesús os lo pido y os instruyo.












13 Abril de 2017
BEBED DE LOS MISTERIOS DE MI PASIÓN


Hijos Míos, estáis conmemorando en estos días los misterios más grandes y sagrados de toda Mi vida, porque la Pasión es algo que nunca llegaréis a comprender en toda su inmensidad lo que fue para vosotros. Yo, Jesús, os hablo.

El Cielo estaba cerrado para vosotros, incluso para los justos que esperaban su liberación. Pero Mi Pasión, Mi Redención os abrió las puertas del Cielo para daros la oportunidad de alcanzarlo con vuestra virtud y sacrificios. Sed pues agradecidos y bebed de este misterio que es Mi Pasión, meditando tanto dolor, humillación y sufrimientos que padecí, y junto a Mí, el sufrimiento acérrimo de Mi querida Madre que paso a paso lo padeció todo al igual que Yo aunque místicamente. Yo, Jesús, os hablo.

Ofreced a Mi Padre Eterno los méritos de Mi Pasión y reparad con ella tanto mal y tanta perversión como hay en el mundo. Nada le puede agradar más a Mi Eterno Padre que le ofrezcáis Mis sufrimientos, porque eso es señal de que sabéis valorar -aunque sea limitadamente- lo mucho que significaron para Él y para vosotros.

Meditad paso por paso cada momento de Mi Pasión. Las horas amargas de Getsemaní, la coronación de espinas, la flagelación, Mi presencia ante Pilato, el camino hacia el Calvario con la Cruz a cuestas, la crucifixión. Meditando adecuadamente todos estos misterios tendréis la mejor catequesis que se os pueda dar, porque será Mi Santo Espíritu quien os ilumine para comprender y sensibilizaros ante tanta ignominia. Yo, Jesús, os hablo.

Vosotros muchas veces no sabéis qué rezar o qué ofrecerme. Ofrecedme Mi propia Pasión y configuraos con ella. Cuando tengáis una tribulación por pequeña que sea unidla a Mis sufrimientos, a Mi Sacrificio Redentor y así revalorizaréis vuestros sacrificios y tribulaciones por pequeñas que sean. Santificad esta semana que es Santa como muy bien vosotros la llamáis, pero no la corrompáis embriagándoos o comiendo exageradamente. Sed parcos en estos días en que Yo no perdoné ni un solo instante de sufrimiento y todo lo hice por vosotros, para la remisión de vuestros pecados. Vividla como la vivió Mi Santa Madre los años que prosiguieron a Mi muerte y resurrección y como la han vivido los verdaderos santos. Yo, Jesús, os hablo y os instruyo.














5 Abril de 2017
QUÉ A GUSTO SE DUERME CUANDO TENÉIS LA CONCIENCIA TRANQUILA


Acosados hijos, acosados estáis por todas las partes por la de leyes satánicas y perversas que os imponen. Yo, Jesús, os hablo.

Pero esto ha sucedido siempre, han querido imponer su criterio los líderes de este mundo y casi han obligado a cumplirlos por encima de Mis leyes, pero hijos, no sigáis esas leyes tan perversas que os quieren imponer y seguid con las leyes divinas que son santas y traen al mundo y a la sociedad frutos de santidad. Dios no impone nada, os deja la libertad, libertad para escoger o no si las cumplís, pero vuestra felicidad y la de esta sociedad está en cumplirlas, y con cuanto más amor las cumpláis mejor funcionará todo en el mundo, porque la sabiduría de Dios no hay ser humano que la pueda reemplazar y Él sabe cómo guiaros no solo para ir a la Vida Eterna sino para ser ya felices en esta vida. Yo, Jesús, os hablo.

Hijos, qué a gusto se duerme cuando tenéis la conciencia tranquila. Cuando no robáis, no matáis, no juzgáis, ni calumniáis a nadie, cuando tratáis de ser honestos y de cumplir adecuadamente vuestros deberes tanto profesionales como familiares, y sin embargo, que caos supone saltarse los Mandamientos de Dios que son verdaderos senderos de santidad, que sabéis desde pequeños que se deben cumplir porque la ley natural la tenéis inscrita en vuestro corazón. Hijos, nunca nadie que se saltó la ley de Dios y quiso imponer sus criterios totalmente opuestos a Mis leyes, nunca nadie fue feliz, y acabó mal sus días.

Si Yo Soy Padre y como Padre os amo, debéis confiar en que deseo para vosotros lo mejor, y desde el principio he deseado a todas las generaciones lo mejor, y lo mejor, es cumplir con Mis Mandamientos y enseñarlos así a vuestra prole y a las personas que por vuestra profesión están bajo vuestro cuidado y responsabilidad. Yo, Jesús, os hablo.

Respetaros unos a otros, lo mismo si sois ciudadanos corrientes, como si sois políticos o altos cargos. El respeto es para todos y nadie por ser el cargo que sea tiene ningún derecho a imponeros leyes que van en Mi contra y no respetar vuestra libertad. Resistid hijos, resistid al mal satánico que disfrazado bajo el nombre de “derechos” os meten el veneno en el alma y en vuestras vidas, tratando de daros una felicidad inicua, ilusoria y falsa, que solo Yo por ser Bondad infinita os puedo dar. Yo, Jesús os hablo y os instruyo. Paz a todo aquel que leyendo este mensaje lo cree y lo ponen en práctica.










1 Abril de 2017
AQUÍ ESTOY HIJOS MÍOS PARA DAROS MI AYUDA


Benditos seáis hijos de Dios. Soy vuestra Madre María Inmaculada, y hoy Me dirijo a vosotros para pediros que vivíais los días que quedan de Cuaresma con el mayor fervor y disciplina posible. Yo, María Inmaculada, os hablo.

Hijos, Mi divino Hijo necesita mucha oración y muchas penitencias, de corazones en estado de gracia para poder reconvertir a muchos pecadores. Unid vuestras pruebas o sufrimientos a la Cruz de Mi santo y divino Hijo, que El obrará en vosotros con todo Su amor para ayudar a muchas almas, muchas de ellas de vuestros familiares. Sé que muchos sufrís de ver a vuestros hijos o cónyuges alejados de Dios y paganizando la Cuaresma y la Semana Santa, pero hijos, aunque vosotros no lo veáis, la oración y el sacrificio tienen ante Mi divino Hijo mucha fuerza y El no deja que se pierda ni una sola lágrima de vuestro dolor, ni una sola oración hecha en las debidas disposiciones. Yo, María Inmaculada, os hablo.

Rezad el Santo Rosario con fervor y reverencia, no lo hagáis con prisas ni sin saber lo que decís. Sed fervorosos hijos, rezad como Yo lo haría, no seáis personas atolondradas que todo lo hacen a lo loco y se creen que tienen así ya cumplido su compromiso. A nadie le gusta que le ofrezcan cosas feas o en mal estado, al Cielo tampoco le gusta que vuestras oraciones sean rápidas y torpes porque tengáis prisa de ver pronto la televisión o de salir de la Iglesia a tomaros una cerveza. No critico esto, llamo la atención a que lo que le ofrezcáis a Dios sea hecho con la mayor reverencia posible, pues pensad que os dirigís a la máxima autoridad, y ésta autoridad, es divina. Así que hijos, rezad con delicadeza, sensibilidad, fervor y sobre todo en estado de gracia. Procurad vivir sin pecado, pero si caéis, ahí tenéis el sacramento de la Penitencia. Y si un alma en pecado mortal se dirige al Cielo y lo hace con verdadera humildad, el Cielo lo escucha y lo acoge, recordad la parábola del publicano y del fariseo. (Lc 18, 9-14) Yo, María Inmaculada, os hablo.

Mi hijo desea que os acerquéis a Él en estos días en que se conmemora la Pasión y la Redención. El sufrimiento que Él pasó perdura por los siglos y los siglos, porque todo es presente ante Él, y si os acercáis y le dais adoración, respeto y reverencia, Él se siente consolado. Pero sed humildes al dirigiros a Él, porque si os acercáis en soberbia, no solo no le consoláis sino que aún le laceráis más.

Aquí estoy hijos Míos para daros Mi ayuda, Yo intercedo a menudo por vosotros y no desoigo ninguna de vuestras súplicas, aunque parezca que no las escucho no es así. Quien se acerca a Mí y Me reza Yo no lo desoigo, pero el Cielo tiene su tiempo que no es precisamente el vuestro. Yo, María Inmaculada, os hablo y os instruyo. La paz de Dios esté siempre con todos vosotros.













24 Marzo de 2017
EN EL CORRER DE LOS TIEMPOS FUERON MÁRTIRES POR CAUSA DEL EVANGELIO

Hijos Míos, vosotros que padecéis tribulaciones, sufrimientos, injusticias, os quejáis a menudo y la tentación del desaliento llama a vuestras puertas. Yo, Jesús, os hablo.

Miradme a Mí, miradme a Mí padeciendo en silencio y sin quejas todo el sufrimiento que los que Me crucificaron, Me hicieron. Y cuanto mayor era Mi silencio, más se ensañaban Conmigo porque les producía ira Mi mansedumbre, Mi resignación y también les alteraba, porque no comprendían que Yo no Me rebelase contra ellos y les dijera toda clase de improperios y de insultos. Pero Mi Padre no premiará la intensidad del sufrimiento, sino la forma de sobrellevarlo y aceptarlo, porque sufrir hasta los animales sufren, pero aceptar y ofrecer el sufrimiento por el bien de las almas y de la Humanidad entera, sólo los que aman a Dios, lo hacen. Yo, Jesús, os hablo.

Yo os adoctriné en Mi vida pública y os enseñé las bienaventuranzas y el perdón y amor a los enemigos, pero luego hijos, lo corroboré todo con Mi ejemplo y os demostré cómo sufrir por amor a Dios y a las almas para tener mérito y dar gloria a Dios. Y si por si acaso Mi ejemplo no os es suficiente, mirad a Mi Madre humillada ante la Cruz, soportando también injurias, pero aceptando y uniendo su dolor al Mío, y de esta forma solo fue un único dolor. Sí hijos, sí, Nosotros dos hemos sufrido lo que no os podéis imaginar, y sin embargo, todo lo hicimos por amor a las almas y a nuestros enemigos, para que comprendieran que Dios es Amor y que Él perdona incondicionalmente.


Muchas de esas personas que nos escupían y nos atacaban con palabras injuriosas e indignas, más adelante en el correr de los tiempos fueron mártires por causa del Evangelio, porque la gracia de Dios les tocó y comprendieron que Yo era realmente el Mesías. Por eso, dad ejemplo de paciencia y mansedumbre a quienes os injurien, os insulten, os marginen u os rechacen, porque más adelante, vuestro ejemplo puede ser medio por el que se sirva Dios para reconvertirlos. Vosotros cónyuges que discutís por tonterías sin ninguna importancia, sed pacientes unos con otros, respetándoos mutuamente y no tratando de discutir, porque es justo lo que desea Mi adversario. Hijos, miradme crucificado y mirad a Mi Madre al pie de la Cruz con el Corazón Inmaculado traspasado de dolor. Que Ella y Mi ejemplo seamos vuestros modelos a imitar. Mi Padre hará maravillas en las almas si sabéis soportar el sufrimiento como nosotros lo soportamos. Yo, Jesús, os hablo y os instruyo.










20 Marzo de 2017
CAMINOS DE SANTIDAD SON EL CUMPLIMIENTO DIARIO DE VUESTRO DEBER


Hijos de Dios, caminos de santidad son el cumplimiento diario de vuestro deber sea cual sea, y si además lo hacéis con inmenso amor hacia Dios, entonces os alcanzará una alta y sublime gloria en el Cielo. Yo, Jesús, os hablo.

Si cada uno cumpliera como Dios quiere sus deberes en perfección, en honradez, en diligencia, sin fraudes, sin egoísmos, tratando de no buscar siempre el mejor trabajo para ellos, entonces el mundo sería una delicia, porque cada uno cumpliría su misión sin ofender ni herir al compañero ni a nadie. El jefe debe ser jefe, pero debe saber mandar y debe respetar las limitaciones y condiciones de cada uno, sin abusar de su autoridad ni sobrepasarse en sus órdenes. El siervo debe ser siervo, obedeciendo entienda o no entienda, pero cumpliendo con diligencia y profesionalidad su cometido.

No murmuréis unos de otros que dais mucho a la lengua y es reprochable. No Me gusta que os critiquéis y, si veis en el trabajo a alguien que comete fallos hacérselos ver con caridad y bondad y no lo humilléis hasta el punto de que se avergüence.

Todos cometéis fallos, muchos sólo están ante Mi vista, ¡si supierais hasta donde llegan algunos fallos! Vosotros exigís la perfección a los demás pero sois muy solidarios con vosotros que os exculpáis de todo lo malo que hacéis. Yo, Jesús, os hablo.

Sed ejemplares en todos los lugares donde vayáis, lo mismo en la Parroquia que en el trabajo, lo mismo en la familia que en las asociaciones a las que pertenezcáis. Sed personas que nunca puedan hablar mal de vosotros porque os vean cumplir de buena voluntad y con verdadero esfuerzo vuestro cometido.

Es fácil que seáis buenos en vuestras familias ya que os mueve el amor que tenéis hacia ellos, pero luego no sois lo mismo en la vecindad o en los trabajos, donde siempre estáis tratando de encontrar fallos ajenos, para divulgarlos a los demás y poner en evidencia la profesionalidad o buena reputación de aquellas personas a quienes les encontráis los fallos. Y si esto es para los seglares que vivís en el mundo, mucho más vale para los monasterios, conventos o seminarios donde vuestro ejemplo debe ser un deber excepcional por dedicaros a la vida consagrada. Yo, Jesús, os hablo y os instruyo.











12 Marzo de 2017
Iglesia de San Agustín (Gran Canaria)
DESEO QUE TENGÁIS PAZ Y VENGÁIS A MI SAGRARIO A CONTARME VUESTRAS AMARGURAS

Hijos Míos, que cada día libráis batallas sin tregua alguna, venid hijos, venid a Mí que estoy deseando de daros Mi paz y Mi amor. Yo, Jesús, os hablo.

Cuantas lágrimas derramáis a escondidas pero que Yo las veo. Cuantas penas sobrelleváis con la familia, con el trabajo, con las injusticias que os hacen. También vosotros sacerdotes sufrís la injusticia y la incomprensión dentro de vuestro entorno, por vuestros mismos compañeros de ministerio y por vuestros feligreses. Pero Yo veo vuestros corazones, vuestras rectas intenciones, vuestros verdaderos deseos de darme gloria y amor y eso no se Me escapa. Venid a Mi Sagrario y contadme todo como si Yo no lo supiera, todas vuestras penas y amarguras, porque os sentiréis aliviados de descargarlas en Mi divino Corazón.

Yo Soy un Dios de amor y nada deseo más para Mis almas que el amor, la paz, el gozo, la fortaleza. Pero vosotros tenéis que colaborar y ofrecedme vuestras amarguras para que Me sirvan para otras personas que como vosotros sufren y sufren y nadie reza por ellas. No se pierde ni uno solo de los sufrimientos que ofrecéis, Yo lo recojo todo y Mi Santa Madre Me los presenta y los aplica a las muchas necesidades que hay en el mundo y en la Iglesia Católica.

No desfallezcáis por las pruebas que os vienen y que parecen que nunca van a terminar. Os acostáis y cuando os levantáis, de nuevo empieza la batalla, y parece que nunca va a tener fin. Hijos, el sufrimiento bien llevado y ofrecido os santifica inmensamente. Es la mejor penitencia que podéis ofrecerme, pero también deseo que tengáis paz y vengáis a Mi Sagrario a contarme vuestras amarguras para que salgáis reconfortados del rato que estéis Conmigo. Yo os escucho y os doy Mi gracia para que podáis resistir. El Maligno desea hundiros, pero el Maligno Conmigo no puede y si os arrimáis a Mí él terminará huyendo porque Mi presencia no la soporta ni la de Mi Santa Madre a quien odia enormemente.


Acudid a María Santísima, Madre de Dios y Madre de las almas, Ella os espera con los brazos abiertos. Estad también un ratito a Su lado contándole vuestras penas y Ella también os reconfortará, porque aunque no os hablemos con la voz, en el corazón os daremos paz y fortaleza, y si os acostumbráis a venir al Sagrario a contar vuestros sinsabores, cada día más necesitareis acudir por el beneficio que vais recibiendo en el interior de vuestras almas. Los grandes santos padecieron mucho pero supieron buscar el consuelo en el Sagrario, en la Eucaristía, en los Sacramentos, sin ellos, la mayoría no hubieran podido aguantar las terribles batallas y tentaciones que padecieron y que les alcanzaron el grado de gloria que hoy tienen. Yo, Jesús, os hablo y os instruyo. Mi paz a Mis verdaderos hijos y pequeñas almas que están padeciendo.











3 Marzo de 2017
VOSOTROS SEGUÍS MÁS AL ESPÍRITU DEL MAL QUE AL ESPÍRITU DIVINO

Amadísimos hijos de Mi Corazón. Mi amor por vosotros no lo podréis medir nunca en esta vida porque es infinito. Yo, Jesús, os hablo.

Pero tampoco podréis medir en esta vida el odio que os tiene Mi enemigo mortal, porque él desea vuestra perdición a costa de lo que sea. Por eso hijos, arrimaos a Mí, a Mi Corazón, consagraos a Mí o a Mi Santa Madre cuyo amor es inmenso, y tratad de no seguirle el juego al Maligno que lo que desea es encenderos en furia para que pequéis cuantas más veces mejor. El mal hijos existe lo mismo que existe el bien, pero tanto el mal como el bien vosotros sois los que lo hacéis. Mi Santo Espíritu os induce al bien y el Maligno al mal, pero vosotros seguís más al espíritu del mal que al Espíritu divino que trata de guiaros por caminos de amor y de paz. Yo, Jesús, os hablo.

Venceos en pequeñas batallas para que os podáis vencer luego en batallas más grandes. ¡Cuánto os duele alguna palabra que os dijeron negativa y os afectó tanto a vuestro amor propio! No os preocupéis del concepto que tengan de vosotros; Yo Soy quien sabe de verdad como sois y vuestras intenciones, y lo mismo que muchos pueden creer que sois perfectos, Yo también sé si lo sois o no. Por tanto, caminad en paz por las sendas de Dios, sin importaros los pensamientos negativos e ideas nefastas que os mete el enemigo mortal de las almas, que no desea más que vuestra ruina eterna. Hijos, es una lucha perpetua, mientras viváis la vais a tener constantemente, pero también os digo que la oración en las debidas disposiciones, los sacramentos, la devoción a Mi Santa y querida Madre, el rezo de su Santo Rosario, son armas que vencen a Satanás y que él odia inmensamente. Yo, Jesús, os hablo.

No tengáis pereza de cumplir vuestros compromisos espirituales, sé que muchos estáis cansados, sé que a muchos os cuesta cumplirlos, pero no dejéis de hacerlo, porque así vais venciendo cada día más y eso molesta al demonio que desea que cada día vayáis dejando solapadamente vuestros compromisos hasta que no hagáis ninguno.

Hace frío y os cuesta ir a Misa, pero hijos, vosotros que cumplís con vuestros trabajos, que lleváis a vuestros hijos a las escuelas haga o no haga frío, debéis también de hacer lo mismo con lo que Me habéis ofrecido cada día y no dejar ni uno solo, a no ser por fuerzas mayores que impidan cumplir esos compromisos de vuestra vida espiritual que os benefician tanto y que os ayudan a crecer en santidad. Se inicia ya la Cuaresma y debéis de tener una Cuaresma Santa, procurad cumplir exhaustivamente todo lo que os habéis propuesto, por eso, os pido que no os propongáis cosas tan fuertes que luego no podáis cumplirlas y os cree un malestar de conciencia. Yo, Jesús, os hablo y os instruyo.











22 Febrero de 2017
¿QUIÉN IRÍA TIRANDO POCO A POCO EL TESORO DE UN ARCA?


Hijos Míos, ¿quién iría tirando poco a poco el tesoro de un arca? A nadie se le ocurría ir tirando piedras preciosas o monedas de oro y plata sin darle a ello ninguna importancia. Yo, Jesús, os hablo.

Vosotros hijos, tiráis todos los días tesoros que serían para vuestras almas, eternos. Tiráis la ocasión de una sonrisa, tiráis la ocasión de hacer un bien, de ceder un asiento en el autocar, de ser amables con un vecino; tiráis cada día verdaderos tesoros de santidad que irían llenando las arcas de vuestras almas, para que acumulándose llegarais algún día a conseguir la Vida Eterna.

Creéis que la santidad es hacer actos heroicos, actos que no todo el mundo puede hacer como ayunar 40 días, o dejar de beber agua bastante tiempo, pero no hijos, no; la santidad es hacer en cada momento lo que Yo, Jesús, haría, y dar a la almas amor según se os presente la oportunidad, y demostrarles que sois verdaderos cristianos porque no tenéis discriminación de personas. Yo, Jesús, os hablo.

Una vida sencilla hecha en cada instante con la intención de agradar a Dios y el deseo de salvar almas o de convertir pecadores; esa vida hecha así en unión Conmigo, es una fuente inacabable de santidad, y como son cosas sencillas las que hacéis no se os puede meter la cizaña de la vanidad porque sólo Yo sé el valor de esos actos pequeños hechos con intención de ayudar y dar amor a las almas. No desperdiciéis el tesoro que tenéis cada día de hacer el bien en pequeñas cosas. Algún día se os presentará hacer el bien en cosas mayores, pero Yo os pido que santifiquéis el momento presente sin pensar en el futuro, que no sabéis si lo tendréis. Yo, Jesús, os hablo.

Sed cristianos sencillos, humildes, sin proponeros heroicidades, que si Yo quiero que las hagáis os las enviaré y os daré la gracia para ello, pero no desperdiciéis esos tesoros cotidianos que es sonreír, ser amable, ser sufrido con lo que os digan humillante, y así, vais acumulándolo en vuestro interior, y esas pequeñas batallitas que vencéis en cada momento o predisponen para vencer en su momento las grandes batallas o los días de prueba que os vengan que nunca están exentos en la vida de nadie. Así que hijos, empezad desde ahora mismo a dar ejemplo de amabilidad y de urbanidad para que a quienes les llegue esos actos de amor -aunque en ese momento no se den cuenta- luego, más adelante en su interior piensen que ahí en vosotros hay algo que les atrae, y ese algo sea el amor que Me tengáis y que se transfiera en vuestras pequeñas y grandes acciones. Yo, Jesús, os hablo y os instruyo.


_________________________________________________


ACTO DE DESAGRAVIO:


El próximo día 27 de febrero del presente año, habrá un acto de desagravio por los carnavales en el Valle de los Caídos (Madrid), al que están todos invitados. El acto comenzará a las 11.00 de la mañana con una Hora Santa, una charla y la celebración de la Santa Misa Tridentina. Después de la comida habrá otras actividades. Más información en el tlfo. (0034) 657 40 12 64.


_______________________________________________________




17 Febrero de 2017
¡QUÉ POCO SABÉIS DE LOS GOZOS DEL ESPÍRITU SANTO!

Hijos Míos, oigo vuestras plegarias que Me llegan al Corazón y Me lleno de dolor de ver lo desviados que vais. Yo, Jesús, os hablo.

Me pedís de todo, absolutamente de todo menos por la salvación de vuestras almas. Me pedís trabajo, salud, aprobar en los exámenes, y sí, todo eso está bien y no os lo reprocho, pero ¿quién Me pide santidad, virtud o la salvación de las almas? Solo unas cuantas ancianitas en el ocaso de su vida y que muchas de ellas ni siquiera están bien confesadas porque tienen pecados de su juventud adosados en el alma que no han confesado ni reparado. Yo, Jesús, os hablo.

Hijos, que mal guiados vais por los caminos de Dios. El cristianismo es ser de Cristo e imitarlo, darle gloria y no pedirle de todo menos la santidad. ¡Qué pena Me dais ver lo extraviados que vais!, lo equivocados, y lo peor es que así educáis a vuestros hijos y le metéis el espíritu del mundo que quieren de todo menos sacrificio y esfuerzo.

Buscad hijos, buscad el Reino de Dios, buscad haced Mi santa voluntad y todo lo demás se os dará por añadidura (Mt 6,33) Pero vosotros buscáis primero tener el bienestar asegurado, que no os falte la nómina, que no os falte la salud, que no os falte la felicidad, felicidad del mundo totalmente engañosa, ¡qué poco sabéis de los gozos del Espíritu Santo! porque si lo supierais pediríais una y otra vez que os de al Espíritu Santo para el bien de vuestras almas y de vuestras familias. Yo, Jesús, os hablo.

Tenéis hijos y pedís para ellos porque se coloquen, porque tengan suerte en la vida, porque sean reconocidos en la sociedad, y no es que eso Me parezca mal, no, pero casi nadie Me pide porque sean honrados, porque sean auténticos cristianos y porque les aumente la fe que muchos de vosotros y vuestros hijos la tenéis en mínimos, en bajo cero, y la podéis perder de un momento a otro.

Consentís que vuestros hijos ya no se casen. Se juntan y todo os parece bien y asentís en ello. Pero hijos ¿qué os pasa? Yo os pediré cuentas de todo y hay pecados de omisión que muchísimos tenéis y no los confesáis. Por tanto, analizaros interiormente y ved si vivís conforme Mis leyes y conforme la doctrina que Yo os traje, porque si no es así, no vais bien orientados y podéis perderos eternamente. Yo, Jesús, os hablo y os instruyo.








8 Febrero de 2017
LIMPIAD A LA HORA DE LA ORACIÓN EL TRIGO DE LA CIZAÑA


Hijos de Dios, no seáis imprudentes sacando conclusiones de este u otro mensaje y valorad las cosas según el Santo Evangelio y el Magisterio de la Iglesia. Yo, Jesús, os hablo.

En las cosas de Dios no hay vulnerabilidad. Dios ha hablado para todos los tiempos. Él tiene en cuenta las intenciones, sí, pero lo que era pecado en el principio sigue siéndolo ahora, y lo que estaba mal desde siempre, sigue estándolo ahora. Robar siempre ha sido y será pecado. No se permite robar ni siquiera para hacer un bien, y así con todo. Os falta mucho discernimiento porque no sois almas de oración, y creéis que con vuestra preparación estáis en el camino de la verdad.

Yo, Soy la Verdad hijos, y todo lo que no cuadre Conmigo, no es verdad sino una farsa. Por eso, primero sabed bien vuestra religión católica en qué consiste, sabed qué es exactamente Mi doctrina y no toméis decisiones a tontas ni a locas sin preguntaros si vais por buen camino, que doctores tiene la Santa Madre Iglesia para saber interpretar las cosas. Yo, Jesús, os hablo.

Os gusta tener la razón, creeros que acertáis y todo aquel que no haga oración en las debidas disposiciones, es difícil que acierte porque el espíritu del mundo se le mete y le cambia las ideas y los conceptos, haciéndole creer que lo que todo el mundo hace es bueno por el hecho de que lo haga todo el mundo. Yo, Jesús, os hablo.

Ser santos es hacer en todo momento Mi voluntad, también cuando estáis a solas y nadie os ve, porque Yo os veo y estáis bajo Mi mirada y leo vuestros pensamientos y vuestros juicios, y también en vuestro interior tenéis que ser santos porque estáis bajo Mi mirada y tenéis que darme gloria lo mismo en la soledad que en público. Luchad hijos, luchad contra vosotros mismos que tenéis muchas cosas de que adoleceros.

Tenéis cizaña que limpiar de vuestros corazones, de vuestra forma de ser, tenéis que ser más ejemplares no solo en grupos si no en vuestras casas y en vuestras familias. Venceos una y otra vez esos ataques de ira que os vienen, sed más perseverantes en los compromisos espirituales que os habéis propuesto y sed también más fervorosos, limpiando a la hora de la oración el trigo de la cizaña, porque también en la oración Mi enemigo mortal trata de meteros cizaña y distraeros con asuntos que nada tienen que ver con el rato que Me dedicáis.

Sí hijos, sí, venceos más en todo momento. Quien vence un pensamiento negativo contra alguien y en su interior no falta a la caridad, ya ha vencido una batallita que le predispone a vencer otra y más grande.


La santidad es vencerse en cada momento porque en cada momento Mi enemigo trata de inocularos el mal, no desaprovecha ni un instante, y nada mejor para vencerlo que acudir a Mi Santa Madre la cual él teme y a la cual él nunca podrá vencer. Yo, Jesús, os hablo y os advierto.





 




2 Febrero de 2017
NO SOIS CONSCIENTES DE LA GRANDEZA QUE TENÉIS DE SER HIJOS DE DIOS


Hijos Míos, cada uno escoge su camino eterno, y Yo respeto la libertad de todos vosotros aunque Me llene de amargura vuestra perdición. Yo, Jesús, os hablo.

No sois conscientes de la grandeza que tenéis de ser hijos de Dios, y sin embargo, atacáis a Dios como si fuera vuestro enemigo y os olvidáis de que es vuestro Padre. Debéis ser más consecuentes con vuestra fe y bautismo pero vivís sólo con pensamientos frívolos y vanos que sólo os aumentan el engaño y el error que cada vez está más expandido.

No aprovecháis este tiempo terrenal que tenéis para lograr el Cielo, la salvación y felicidad eterna de vuestras almas. Vivís sin interés en las cosas de Dios y cuando lo nombráis lo hacéis para criticarlo, para atacarlo y no os dais cuenta que echáis piedras a vuestra casa, porque lo que decís en contra de Dios se os vuelve en vuestra contra, ya que Mi enemigo mortal no pierde la ocasión de aumentaros y encegaros más en vuestros errores y discrepancias con el Evangelio.

¡Qué disgustado está el Cielo con muchos de vosotros! En vez de evangelizar, aumentáis el error y la confusión en las almas. Os vendéis a Satanás por un puñado de dinero y un poco de fama; fama que os llevará al abismo infernal. Pero esa es vuestra elección y Yo os la respeto, no os obligo a ser santos aunque sí que os lo pido. Sin santidad pocos frutos buenos tendréis, por no decir que ninguno. Sin virtud, la gracia poco efecto os hace porque no os cala. Hijos ¿qué os pasa? ¿Cómo podéis darme la espalda para haceros cómplices de Satanás?

Si hicierais oración en las debidas disposiciones tendríais más luz de la que tenéis. Os falta luz, sabiduría, los frutos del Espíritu Santo, y vais por el mundo creyéndoos muy importantes cuando lo que sois muchos de vosotros, es una mar de confusión y veneno para quienes os escuchan u os aplauden. ¡Pero hijos! Yo también Soy justicia y pagaréis todo el mal que hacéis exhaustivamente. Respeto vuestra libertad, sí, pero el mal no quedará sin castigo, y si no os arrepentís en esta vida, para muchos será un castigo eterno, irreversible. Yo, Jesús, os hablo y os advierto.











27 Enero de 2017
CUANDO LLEGUE EL TIEMPO DE CUMPLIRSE TODO ESO, SERÁ PARA EL BIEN DE LAS ALMAS


Hijos Míos, muchos de vosotros estáis asustados y hasta preocupados porque oís hablar de los últimos tiempos y del Aviso y pensáis que os vais a condenar, Yo, Jesús, os hablo.


Nadie que viva en estado de gracia cumpliendo Mi voluntad y no la suya puede condenarse, porque entonces Yo sería un Dios injusto y no se salvaría nadie. Pero hijos, no tengáis miedo, no tengáis miedo de Mí que Soy Dios de bondad de amor y de misericordia. No inculquéis miedo a los niños ni a las almas pequeñas que son como niños en inocencia y simplicidad, más bien inculcad la verdadera devoción a Mi Santa Madre, sabiendo como sabéis que el amor de una madre es inmutable, si es una madre como debe de ser. Pues si vuestras madres biológicas os perdonan, os disculpan influyen para defenderos, imaginaos lo que será vuestra Madre Celestial para con vosotros si la amáis y la honráis como Ella se merece. Yo, Jesús, os hablo.


Si Mi Santa Madre se preocupó de que no les faltara el vino en la bodas de Caná, mucho más se preocupará de quienes la honréis debidamente, de que no os falte la gracia en la hora de la muerte y en todo momento, que queráis de corazón hacer Mi voluntad. Ella entiende y sabe que sois almas limitadas, llenas de flaquezas y peligros, con tentaciones, con circunstancias adversas que os debilitan en la fe, y no hijos, no, todo debe serviros -también las circunstancias adversas- para fortaleceros en la fe y creed a ciegas que Yo, Jesús de Nazaret, no abandono a Mis ovejas y que Mi Madre no deja de interceder por vosotros constantemente. Yo, Jesús, os hablo.



No os influya tanto negativamente las cosas que oís del Aviso, de los últimos tiempos y de las profecías. Cuando llegue el tiempo de cumplirse todo eso, será para el bien de las almas y salvar el máximo posible de todas ellas, no para condenaros. Yo Soy un Dios de misericordia y Me costó mucha amargura redimiros, como para que ahora se Me olvide que vosotros sois almas triviales, mediocres y que Me necesitáis en cada momento. Pero hijos, poned lo que esté de vuestra parte, no esperéis que os lo den todo hecho, porque entonces os engañáis miserablemente. Si poniendo lo que esté de vuestra parte, no alcanzáis a dar la talla, Yo Me encargaré de suplir en vosotros lo que os falte, Yo y vuestra Santa Madre Inmaculada, porque Ella es la persona que más os quiere después de Mi divino y santo amor. Yo, Jesús os hablo y os instruyo, Paz a todo aquel que leyendo esto lo cree y lo pone en práctica.










21 Enero de 2017
QUE LA GENTE DIGA ¡SALÍ RECONFORTADO!


Hijos Míos sacerdotes, siervos de Mi divino Corazón, os pido y deseo que procuréis la unidad de todos los cristianos y Me tengáis a Mí como el centro y la Cabeza de todo, porque Yo, Jesús, no sólo Soy vuestro Redentor sino que también Soy vuestro Dios. Yo, Jesús, os hablo.


Muchas desuniones podéis arreglarlas vosotros si vivís en estrecha comunión Conmigo. Quiero sacerdotes muy santos y muy entregados a su ministerio y enamorados de Mí. Cuando las almas en sus vidas sufren desdichas de rupturas matrimoniales, fracasos, desalientos y toda clase de amarguras, muchas de ellas van a los sacerdotes, y como muchos de vosotros estáis tan flojos en la fe y en la disponibilidad en Mis asuntos, las dejáis, y se van sin ver en vosotros el amor y la comprensión que esperaban. Debéis de ser pacientes y buenos consejeros. Invocad a Mi Santo Espíritu cuando un alma se os acerque y os cuente problemas conyugales y penas familiares o profesionales. Yo sé que muchos de vosotros no les vais a arreglar el asunto de trabajo o demás, pero al menos podéis reconfortarlas y ayudarles a llevar sus cruces escuchándolas con interés y amor. Yo, Jesús, os hablo.


Que todos seáis uno como Yo y el Padre Celestial somos uno (Jn 17,21). En el Cielo queremos la unidad de los cristianos, pero una unidad cimentada en Mi doctrina y Santo Evangelio, no una unidad de cualquier forma y solo de apariencia, sino una verdadera unidad de corazones y de fe, porque eso sería una grandísima fuerza contra el mal satánico que cada vez tiene más partidarios y toma más terreno en todos los ámbitos. Así que sacerdotes Míos, sed pacientes, tolerantes, emplead vuestro tiempo en escuchar y enjugar lágrimas, en socorrer las amarguras de vuestros feligreses y tratarlos como Yo los trataría, con amor y misericordia, tanto si son culpables de lo sucedido como si no lo son, porque alguno será culpable, otros serán víctimas, pero vosotros debéis querer tanto al que es culpable como al que es víctima, y no entrar en discusión en lo que os cuenten ni aumentar la culpabilidad del que lo sea, ni tampoco aumentar la tragedia del que sufre injustamente. Hijos, dad paz a quienes se acerquen a vosotros. Esto va también para los seglares que se encuentren en semejantes circunstancias. Yo, Jesús, os hablo.


Sé que necesitáis Mi gracia en vuestro ministerio y no os la voy a negar, pero hijos, esforzaos un poco más en ser verdaderos sacerdotes Míos, que la gente diga ¡salí reconfortado! Así que revestíos con la coraza de la oración y la penitencia, y poned en Mis manos todo lo que se os presente para que Yo os ayude en cualquier asunto que tengáis que discernir con las almas. Yo, Jesús, os hablo y os instruyo.









13 Enero de 2017
LOS PECADOS CAPITALES SON SIETE ENEMIGOS DEL ALMA Y LOS PODÉIS VENCER CON SUS SIETE VIRTUDES OPUESTAS

Hijos de Mi Corazón, Me comunico de nuevo con vosotros para exhortaros a la perfección y a la virtud en todos sus ámbitos. Yo, Jesús, os hablo.

No seáis cretinos, ni murmuradores, sed hijos cada día más perfectos (Mt 5,48). Cada día tratad de dar un pasito más adelante hacia la perfección y no os canséis de hacerlo. Sois humanos y sé que caéis una y otra vez, pero no os derrumbéis por ello, levantaos y volved a iniciar la batalla del bien contra el mal. El mal no solo está en las guerras, en el hambre del mundo, en la esclavitud de hombres y mujeres o persecución de los cristianos, el mal está también en vuestro interior, y ese mal que lleváis dentro por causa de la concupiscencia y la inclinación que tenéis hacia el pecado, ese es el mal que cada uno de vosotros debéis de vencer. Ahí tenéis que colaborar cada uno individualmente para vencerlo, porque los males que hay en el mundo también los venceréis con vuestro esfuerzo por ser más perfectos y virtuosos. Yo, Jesús, os hablo.

Si no os enmendáis en vuestros vicios y malas costumbres, ¿cómo pretendéis cambiar las cosas malas de la sociedad si no sabéis cambiar las vuestras? Los pecados capitales son siete enemigos del alma y los podéis vencer con sus siete virtudes opuestas. Por tanto hijos, luchad primero contra vosotros mismos y después tratad de enmendar los males de esta sociedad podrida. Orad hijos, orad siempre que podáis y proponeos no dejar el rato de la oración, porque en ella Mi Santo Espíritu se os comunica y trata de guiaros por caminos de perfección y virtud.

Al Maligno le gusta mucho la discordia y trata de enfrentaros incluso con vuestros seres queridos por bagatelas sin mayor importancia, pero vosotros hijos, no debéis seguir ese juego sucio y dañino y no hacer de una insignificancia un verdadero drama. Mirad que Soy Yo, Jesús de Nazaret, quien os dice todo esto, así que tomad nota de Mis consejos y poneos en serio a librar batallas contra el mal, empezando por vosotros mismos y vuestro interior. Yo, Jesús, vuestro Hermano, os hablo.


Pedidme perseverancia y pedidme fortaleza. Si os proponéis alguna cosa para vencer el mal que cada uno lleva en su interior, encomendadme esos propósitos, y poniendo vosotros lo que esté de vuestra parte y Yo ayudándoos a vencer las batallas que el Maligno y vuestro amor propio os traen, veréis como conseguís iniciar ese camino de perfección que os pido y veréis como ya en esta vida gozareis de un cielo adelantado. Yo, Jesús, os hablo y os instruyo.  








7 Enero de 2017
SEMBRAD HIJOS, SEMBRAD LA BUENA SEMILLA


Hijos de Dios, debéis de ser todos como sacerdotes y evangelizar a las almas sin cansaros nunca. Yo, Jesús, os hablo.

Estamos en tiempos de apostasía y debéis de sembrar la buena semilla divina, para que las almas tomen el alimento verdadero el cual les regenerará. No todo lo que se predica sirve. Ajustaros estrechamente al santo Evangelio donde Mi Divina y Santa Palabra da vida y la da en abundancia (Jn 10,10) Yo, Jesús, os hablo.

Son tiempos difíciles los que vivís pero en Mi Santa Iglesia siempre y en todas las épocas ha habido tiempos difíciles. Vosotros los que Me seguís y Me sois fieles, sembrad hijos, sembrad la buena semilla y dad de comer al hambriento espiritualmente, porque las almas se secan por falta de riego y de sano alimento. Y si esto os lo pido a vosotros los seglares, con mucha más razón lo pido a los sacerdotes, cuyo ministerio y celo apostólico debe ser principalmente Mi gloria y el bien de la almas.

No os pido cosas imposibles porque sabéis de sobra que Mi gracia siempre la tendréis, pero para que las semillas que sembréis dé buenos frutos, vosotros mismos debéis de llevar una vida digna y santa donde vuestro ejemplo mueva a la almas. Llenad vuestras vasijas del verdadero alimento de Dios: el Evangelio, la Santa Biblia, el Magisterio de la Iglesia, etc. y dejaros de libros mundanos y paganos que os envenenan en vez de formaros. Yo, Jesús, os hablo.

Pensad lo que Yo haría en vuestro lugar, con vuestra edad, en vuestro estado de vida y en vuestra situación. Rogad por las almas pero también sembrad en ellas. No desperdiciéis ni una sola ocasión de echar en ellas la buena semilla, y aunque aparentemente parezcan indiferentes a la misma, llegará un momento en que esa semilla dará su fruto, porque Yo, hijos, secundaré con Mi gracia y Mi misericordia aquello donde vosotros no alcanzáis y desearíais hacer, lo mismo en vuestras familias, que en vuestras amistades, que en los grupos de oración y en parroquias.

Por tanto, hijos, sed apóstoles, Apóstoles de los Últimos Tiempos, pero que no os falte ni el celo, ni el amor a Mi Santa Madre, ni el deseo de ayudar a las almas en su reconversión y en su santidad. Yo, Jesús, os hablo. Paz a todo aquel que leyendo este mensaje lo cree y lo pone en práctica.








2 Enero de 2017
EN VUESTRAS ALMAS LA OSCURIDAD CADA VEZ SE AGRANDA MÁS


Hijos Míos, Me dirijo a vosotros con todo el amor de que es capaz vuestro Redentor, que os quiere como nada ni nadie en esta vida os pueden querer. Yo, Jesús, os hablo.

Vuestra fe es muy flojita, y cada vez más, muchos de vosotros se le va extinguiendo porque no la alimentáis ni con los sacramentos, ni con la oración, ni con lecturas santas, y eso hijos Míos, es gravísimo para vuestras almas, porque como perdáis la fe, habéis perdido el mayor tesoro que podáis tener en esta vida.

Os dejáis llevar por las corrientes del mundo y por los razonamientos de muchos católicos que viven errados en sus criterios, y encima tratan de imponéroslo a vosotros. Id a confesad con santos y rectos sacerdotes, quienes os guíen adecuadamente por los caminos celestiales, porque a muchos, muchos y cada vez más, se os está apagando la poca fe que tenéis. Yo, Jesús, os hablo.

De esto se aprovecha Mi enemigo mortal de las almas, de ver que andáis flojos en la fe y trata aun más de inocularos ideas mundanas, negativas, no sólo a través de algunas amistades que van equivocadas en su caminos espirituales, sino también por los medios de comunicación. La Biblia para muchos lleva años cerrada y la Misa os aburre porque no tenéis conciencia del inmenso valor que ese santo y sagrado Sacrificio tiene para vuestras almas y para el Cuerpo Místico, y aún para el mundo entero.

Exteriormente vivís como siempre, pero interiormente en vuestras almas la oscuridad cada vez se agranda más, y os pido que resistáis en esta batalla, porque os lo repito por enésima vez, si perdéis la fe habréis perdido el mayor de los tesoros, e incluso, podéis llegar a perder vuestra alma si vivís en una dejadez tal que os aparte de Mí y Mis preceptos sin hacer nada por evitarlo. Yo, Jesús, os hablo.

Muchas almas se han malogrado eternamente por circunstancias parecidas. No os preocupéis tanto de las cosas materiales y emplearos más en las espirituales con perseverancia y firmeza. Y aunque algunos días no tengáis fervor ni animo de cumplir los compromisos para Conmigo, hacedlos de igual forma, porque también muchos días no tenéis ganas de ir al trabajo y vais. Mi gracia y Mi misericordia no os van a faltar, pero hijos, luchad por este enemigo mortal tan grande que es el Maligno y todos sus secuaces que se disfrazan de ángeles de luz y os meten ideas que nada, nada tienen que ver con Mi doctrina y Mis preceptos. Yo, Jesús, os hablo y os instruyo.